Aunque no se puede escapar de las circunstancias que ha traído la pandemia y los resultados electorales, sí es importante el poder aprender a manejarla. (Shutterstock)

La pandemia, junto a un proceso eleccionario extenso, nos ha traído muchos cambios durante este año 2020. Estos cambios incluyen desde formas diferentes de realizar nuestros trabajos remotamente, realizar compras, relacionarnos con otros, y ni hablar de cómo ha transformado la educación a una virtual, que de por sí es sumamente estresante para madres, padres, encargados y docentes.

Estos cambios llegaron sin previo aviso y los cambios drásticos no son asimilados de la misma manera por todas las personas. Los cambios pueden ser buenos para algunas personas, y catastróficos para otras.

“Ahora, cómo nosotros manejamos la incertidumbre es clave para seguir adelante o, por el contrario, dejarnos vencer. Dejarnos vencer no es opción. No estamos solos. Todos de una manera u otra día a día vivimos abrumados, y estamos todos remando en el mismo bote”, dice Ivelisse Arroyo Pérez, quien tiene estudios de maestría en consejería psicológica, además de ser consultora de negocios.

Para sobrellevar este estrés y ansiedad, Arroyo Pérez comparte tres consejos:

1. Busca ayuda sin miedo. Los profesionales de la salud mental están capacitados para servir de apoyo en momentos de tanta incertidumbre como el que vivimos. Ya no es momento ni siquiera de pensar que exista un estigma sobre el tema, porque hasta eso se ha llevado el COVID-19.

Es de valientes admitir que necesitamos apoyo de un profesional. Dejemos de lado la falsa creencia de que podemos lidiar con todo solo. Si crees que no puedes manejar tu situación, busca ayuda.

2. Tómate un descanso de las redes sociales. Las redes sociales son lo mejor y lo peor que nos ha pasado en la historia. Son un arma y son alicientes, qué contradictorio, ¿verdad? En su forma más vil, pueden ser destructivas y hasta contaminar nuestra alma, espíritu y vida. Toma descansos de ellas por dos o tres días, si puedes tomar un descanso de hasta una semana, mejor aún.

Durante este tiempo de descanso, centra tu enfoque en actividades que disfrutes como: leer un buen libro, disfrutar series o películas en Netflix, educarte sobre algo nuevo, toma cursos por Internet de temas que disfrutes o desees añadir a lo que ya sabes, comparte con tu familia inmediata, aprende algo que nunca hayas intentado, lánzate, pero descansa de las redes. Desconéctate.

3. Apoya tu proceso con aceites esenciales. Los aceites esenciales no son la respuesta a condiciones serias de salud. Para esas condiciones lo recomendable siempre es consultar a un profesional de la salud. Los aceites esenciales sí son excelentes como apoyo a todo esfuerzo o proceso que nos traiga bienestar.

Aceites esenciales como la china (o naranja), la lavanda, y el pachulí son excelentes opciones para darte ese arranque que necesitas o la calma y sosiego que buscas. Algunos beneficios de cada uno:

Aceite esencial de china o naranja:

· relajante

· calmante

· antiséptico

· combate la fatiga

· afrodisíaco

· levanta el ánimo

Aceite esencial de Lavanda:

· antiinflamatorio

· antiséptico

· disminuye la ansiedad

· relaja el sistema nervioso central

· ayuda a manejar el insomnio

· antioxidante

Aceite esencial de pachulí:

· antiséptico

· desinfectante

· antiinflamatorio

· cicatrizante

· regenerador celular

· afrodisíaco

· levanta el ánimo

· sedante para el sistema nervioso.

De acuerdo con Arroyo Pérez, estos tres aceites esenciales tienen algunas propiedades en común, por lo que al combinar los tres, obtienes una fórmula integrada de gran beneficio que traerá bienestar. Esta combinación reúne las propiedades en común y complementa lo que les falta una a la otra.

“Para liberase del estrés que nos trae el COVID-19 y las elecciones, hay que soltar todo aquello que nos llene de cargas. No podemos escapar de esta realidad, pero sí podemos aprender a manejarla. Esta combinación de aceites esenciales no solo te será muy útil para conciliar el sueño y relajarte, sino también para bajar revoluciones de un día ajetreado y de mucha tensión”, concluye.