Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

La FDA advierte a los usuarios que solo carguen el controlador en un hospital. (EFE)
La FDA advierte a los usuarios que solo carguen el controlador en un hospital. (EFE)

Reguladores federales estadounidenses retiran casi 29,000 controladores para bombas cardíacas tras reportarse 26 fallecimientos ligados a fallos en su funcionamiento.

La retirada afecta al controlador de la fuente de alimentación externa del HeartMate II, elaborado por Thoratec, de Abbott Laboratories y que se distribuyó entre julio de 2012 y el pasado marzo. El dispositivo de asistencia ventricular ayuda al corazón a hacer circular la sangre.

La agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) dijo el miércoles que se reportaron 70 fallos de funcionamiento, todos después de que los pacientes cambiasen a una unidad de apoyo por su cuenta. La FDA advierte a los usuarios que solo carguen el controlador en un hospital.

El fabricante informó recientemente a sus clientes sobre la retirada del producto y, si es necesario, entrega a los pacientes nuevos programa y controladores.