Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

En la mesa de la cocina de Ashley Dale, en su casa de Honaunau, Hawái, se puede ver un ultrasonido, píldoras de Mifeprex e instrucciones. (Michelle Mishina-Kunz/The New York Times)
En la mesa de la cocina de Ashley Dale, en su casa de Honaunau, Hawái, se puede ver un ultrasonido, píldoras de Mifeprex e instrucciones. (Michelle Mishina-Kunz/The New York Times)

Por Pam Belluck (Science Times)

💬Ver comentarios