Aunque no existe una cura para el catarro común, con algunos cuidados, los síntomas irán mejorando poco a poco. (Shutterstock)

¿Sabías que, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) hay más de 200 virus que pueden causar el catarro común, también conocido como resfriado, y que estos se pueden propagar fácilmente de persona a personas por el aire y el contacto personal cercano?

De estos, el rinovirus es el más común, así que, si estás estornudando y moqueando, y tienes congestión nasal, es probable que tengas catarro. De hecho, este es tan común que los CDC estiman que un adulto puede tener un promedio de dos a tres catarros al año, mientras que los niños pueden tener aún más.

Entre los factores de riesgos que aumentan tu riesgo de sufrir de catarros comunes se encuentran:

  • El contacto cercano con alguien que tenga catarro.
  • La estación del año (los catarros son más comunes durante el otoño y el invierno, pero pueden ocurrir en cualquier época del año)
  • Edad (los bebés y los niños pequeños tienen más catarros al año que los adultos)

Síntomas

Los CDC describen que, por lo general, alcanzan su punto máximo dentro de 2 a 3 días y pueden incluir:

  • Estornudos
  • Congestión nasal
  • Moqueo
  • Dolor de garganta
  • Tos
  • Goteo de mucosidad en la garganta (goteo posnasal)
  • Lagrimeo
  • Fiebre (aunque la mayoría de las personas resfriadas no tienen fiebre)

Algunos síntomas, sobre todo el moqueo, la congestión nasal y la tos, pueden durar hasta 14 días e ir mejorando poco a poco.

Busca ayuda

Es importante que busques ayuda si tienes algunos de los siguientes síntomas y signos:

  • Dificultad para respirar o respiración agitada
  • Deshidratación
  • Fiebre que dura más de cuatro días

Si tienes un bebé menor de 3 meses que presenta fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más, consulta de inmediato con su pediatra.

Por supuesto, estos no son los únicos síntomas y si, mientras tienes un catarro, presentas algún otro síntoma grave o preocupante, debes acudir a la consulta médica.

Debido a que los resfriados pueden tener síntomas parecidos a los de la influenza, a veces es difícil diferenciar entre estas enfermedades, porque ambas son enfermedades respiratorias. En general, los síntomas de la influenza suelen ser más intensos y los del catarro común no causan problemas de salud graves.

Tratamiento

No existe cura para el catarro común, pero los síntomas irán mejorando poco. Los CDC advierten que no debes tomar antibióticos porque estos no curarán la enfermedad y sus efectos secundarios pueden ser dañinos. Por ello, para sentirte mejor, sigue las siguientes recomendaciones:

  • Descansa.
  • Toma mucho líquido.
  • Usa un humidificador limpio o un vaporizador de aire frío.
  • Utiliza una solución salina en aerosol o gotas.
  • En niños de corta edad, succiona la mucosidad con una pera de goma.
  • Inhala vapor de un recipiente con agua caliente o de la ducha.
  • Chupa pastillas para la tos o el dolor de garganta (no le des pastillas a niños menores de 4 años)
  • Usa miel para aliviar la tos en adultos y niños de al menos 1 año o mayores.
  • Consulta con tu médico o farmacéutico sobre los medicamentos de venta sin receta que pueden ayudarte a sentirte mejor. Úsalos según las indicaciones y recuerda que, aunque pueden aliviar temporalmente los síntomas, pero no curarán la enfermedad.

Prevención

La prevención es, siempre, la mejor estrategia de salud. Los CDC aconsejan:

  • Lavarse las manos frecuentemente.
  • Evita el contacto cercano con personas que estén resfriadas o que tengan otras infecciones de las vías respiratorias superiores.
  • Cúbrete la nariz y la boca al toser o estornudar.
  • Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar.
  • No fumes y evita el humo de segunda mano.