Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Aunque la mortalidad por asma en Puerto Rico ha disminuido, las tasas continúan siendo más altas que en los Estados Unidos.
Aunque la mortalidad por asma en Puerto Rico ha disminuido, las tasas continúan siendo más altas que en los Estados Unidos. (Shutterstock)

Con el inicio de la temporada de lluvias -de septiembre a noviembre- que propicia un ambiente más húmedo, también llegan ciertos riesgos para los pacientes de asma y de otras alergias, como la rinitis, conjuntivitis y ronchas en la piel. Es, de hecho, una época en que se ve un aumento marcado en los niveles de esporas de hongo, uno de los detonantes principales de estas afecciones, tan comunes en la isla. Además, son los meses en que más personas con asma se descontrolan y terminan en una sala de emergencia de un hospital.

💬Ver comentarios