Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

El melanoma no es el cáncer de piel más frecuente, pero si no se detecta y se trata a tiempo es el más peligroso porque se puede propagar a otras partes del organismo. En cambio, si se diagnostica en etapa temprana, la supervivencia es mayor del 90%.
El melanoma no es el cáncer de piel más frecuente, pero si no se detecta y se trata a tiempo es el más peligroso porque se puede propagar a otras partes del organismo. En cambio, si se diagnostica en etapa temprana, la supervivencia es mayor del 90%. (Shutterstock)

Un cambio extraño en la piel, un nuevo lunar que crece o cambia de apariencia, una lesión que no sana. Podrían ser algunos de los primeros síntomas de melanoma, un tipo de cáncer de piel que se origina cuando los melanocitos (las células que producen el pigmento de la piel) comienzan a crecer fuera de control.

💬Ver comentarios