El vocero oficial Deng Haihua dijo en conferencia de prensa que en cuanto a los ensayos aprobados por la oficina estatal de medicamentos, "los ensayos clínicos no se deben alterar ni cobrar".(Archivo)
Los participantes recibirán el fármaco antiviral remdesivir, más una de las tres llamadas “medicinas moduladoras del sistema inmunitario” o un placebo. (Archivo)

El gobierno estadounidense está por lanzar un nuevo estudio que usa tres fármacos para contener una respuesta exagerada del sistema inmunitario que puede causar una enfermedad grave o la muerte en personas con COVID-19.

Los Institutos Nacionales de Salud dijeron que el estudio abarcará a 2,100 adultos hospitalizados con COVID-19 entre grave y moderado en Estados Unidos y Latinoamérica. Todos recibirán el fármaco antiviral remdesivir, más una de las tres llamadas “medicinas moduladoras del sistema inmunitario” o un placebo.

Los fármacos son Orencia -de Bristol Myers Squibb- y Remicade -de Johnson & Johnson-, que se utilizan actualmente para la artritis reumatoidea y una sustancia experimental de AbbVie llamada cenicriviroc. Los fármacos actúan de distintas maneras para inhibir una “tormenta de citosina”, es decir, una sobreproducción de sustancias que obligan al organismo a combatir infecciones que pueden dañar los pulmones, los riñones, el corazón y otros órganos.

“Son distintas maneras de frenar un sistema inmunitario sobreactivo”, dijo el director de los NIH, el doctor Francis Collins.

El estudio es el quinto y último de una serie de experimentos diseñados por una sociedad mixta de la que participan decenas de empresas farmacéuticas, ONGs y departamentos del gobierno. Otras terapias ensayadas incluyen fármacos anticuerpos, antiinflamatorios y plasma de sobrevivientes de COVID-19.