Sensación de "no dar más", agotamiento y frustración pueden ser uno de los padecimientos. (Shutterstock)

Uno de los efectos de la emergencia de salud que se vive es el síndrome de burnout, conocido como del "trabajador quemado", término acuñado en 1974 en referencia al desgaste profesional. Define el cansancio extremo particularmente entre trabajadores del sector educativo y salud, cuyos trabajos conllevan fuertes demandas y presiones sociales.

El síndrome ha sido reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un trastorno de salud relacionado con el desgaste profesional. Te mencionamos algunos de los padecimientos:

- Enfermedades psíquicas y nerviosas. Son manifestaciones como pérdida progresiva de energía, agotamiento, dolores de cabeza, trastornos del sueño, trastornos gastrointestinales, hipertensión, dolores musculares y desórdenes menstruales.

- Señales emocionales derivadas del tedioso e insistente contacto diario con la fuente del conflicto, unido al esfuerzo para vencerlo y que causa distanciamiento afectivo (desconfianza y actitudes negativas), impaciencia, además de irritabilidad.

- Enfermedades óseo-musculares. Algunos de los maestros y personal de salud pueden sufrir problemas de espalda y dolores en la cadera, en su mayoría consecuencia de tener malas posturas durante largas jornadas de trabajo. Estos malestares se originan por esfuerzos psicológicos como la ansiedad, el estrés y trastornos psicosomáticos, que causan contracción permanente de la musculatura.

Especialistas en diagnóstico y tratamiento sugieren:

- Revisar mentalmente cómo está el cuerpo, descubrir qué partes están tensas, y detectar las emociones. ¿Están enojados, tristes, aburridos? Hacer un autoanálisis.

- Comer bien. La alimentación es básica para que el cerebro trabaje correctamente, no saltarse comidas, establecer horarios para desayunar, comer y cenar. Buscar incluir en la alimentación el balance saludable que permita tener energía para pensar.

- Darle aire a la mente. Establecer límites sanos para el trabajo en casa, generar una rutina y metas para cumplir con tareas. Encontrar cómo poner horarios para el trabajo, descanso y el esparcimiento.