Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

A principios de la década pasada se hizo un estudio que estableció que el 80% de los puertorriqueños padecía de algún trastorno de sueño. (Archivo / GFR Media)
A principios de la década pasada se hizo un estudio que estableció que el 80% de los puertorriqueños padecía de algún trastorno de sueño. (Archivo / GFR Media)

Cuando se habla de problemas de sueño lo primero que viene a la mente es el insomnio. Sin embargo, más allá de esta condición que es muy común en hombres y mujeres de diversas edades y etnias, hay otros problemas que afectan a la población  que si no son tratados a tiempo y de manera adecuada, pueden afectar su salud y su estilo de vida.

“El insomnio es un problema del sueño, pero hay otros problemas que son entidades médicas bien grandes y que tienen una cantidad de pacientes bien grande. Además de los trastornos de insomnio vemos los trastornos de la narcolepsia, la parasomnia y la apnea del sueño”, explicó el doctor Edgardo Prieto, psiquiatra y presidente del Instituto del Sueño.

Como parte de las actividades de orientación que se ofrecen hoy, cuando se conmemora el Día Mundial del Sueño, Prieto destacó que a principios de la década pasada se hizo un estudio que estableció que el 80% de los puertorriqueños padecía de algún trastorno de sueño. No obstante, a pesar de que son muy variados los problemas que no le permiten conciliar el sueño, son pocos los medicamentos disponibles para tratarlos.

Apnea del sueño

Esta es una condición en la que al paciente no le llega la cantidad de oxígeno adecuada para oxigenar su sistema. Esto ocurre porque la base de la lengua baja, en personas que tienen cuello ancho va a haber una tendencia mayor, aunque también se da en personas delgadas.

Prieto mencionó que es una enfermedad obstructiva del sistema respiratorio.

“Posiblemente el paciente se queja de insomnio porque cada vez que le falta el aire, se levanta. Hay que verificar si la persona ronca. Si se le da medicamento para insomnio a un paciente de apnea del sueño lo que hace es agravar la condición”, aseguró.

Para diagnosticar correctamente esta condición hay que hacer un estudio del sueño o polisomnografía, el cual requiere que el paciente se quede en un laboratorio del sueño de un día para otro y se le hacen las pruebas electrocardiográfica, electroencefalograma y otras en varias áreas del cuerpo.

“Si presenta un trastorno del sueño, el tratamiento no es medicamento sino una máquina que va a inyectar oxígeno a cierta presión y rompe el aspecto obstructivo y le llega el oxígeno adecuadamente. El problema es que a lo pacientes no les gusta la máquina. Lo que les recomiendo es usarla durante el día, por ejemplo si está viendo televisión para que se vayan acostumbrando”, señaló.

Una vez usas la máquina, hay una gran diferencia porque se levantan descansados. Si la apnea del sueño no se trata adecuadamente, el paciente puede desarrollar condiciones cardiacas como arritmia y presión arterial elevada, porque esa falta de oxígeno hace que la persona no descanse y el corazón tiene un latido irregular.

Narcolepsia

Es un problema del sistema nervioso que hace que la persona se duerma de manera súbita.

“Hay autores que establecen que es una condición autoinmune en la que el cuerpo crea anticuerpos contra receptores de una sustancia que se llama orexina, que está en el cerebro”, detalló Prieto.

El paciente que sufre de narcolepsia puede quedarse dormido estando de pie, sentado, manejando un vehículo de motor o hasta hablando. Para que se configure esta condición tiene que soñar en ese periodo en el que está dormido.

Prieto destacó que no es un problema relacionado con la adultez, pero comúnmente empieza a experimentarse en la etapa de la adolescencia tardía.

Hay medicamentos como las anfetaminas, el metilfenidato y el modafinilo, que son activadores del sistema nervioso central y que pueden ayudar a controlar la narcolepsia.

Parasomnia

Esta condición se define como un trastorno de conducta que se experimenta durante el sueño. La persona presenta una conducta errática mientras está durmiendo, que puede ser desde dar golpes y patadas hasta pelear. Dentro de ese trastorno se encuentran el sonambulismo y la sexomnia, que es cuando el individuo tiene relaciones sexuales aún dormido.  Al despertar, las personas no tienen ningún recuerdo de esas actividades realizadas.

“Generalmente quien empieza a quejarse de esa condición es la pareja de quien la padece”, mencionó Prieto.

El experto mencionó que en el mercado no hay ningún medicamento que ataque específicamente este trastorno, pero sí se ha encontrado que el fármaco clonazepam puede ayudar a que disminuya la intensidad de los episodios, pues actúa estabilizando el sistema nervioso central.