Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El particulado del polvo del Sahara aumenta la susceptibilidad y los pacientes están más reactivos, hay más exacerbaciones y ataques de asma. (Archivo GFRMedia)
El particulado del polvo del Sahara aumenta la susceptibilidad y los pacientes están más reactivos, hay más exacerbaciones y ataques de asma. (Archivo GFRMedia)

La nube de polvo proveniente del desierto del Sahara que nos afecta desde hace unos días -y que es más densa hoy-, también trae un particulado en el que abundan metales pesados e irritantes no específicos, así como compuestos volátiles orgánicos, derivados del petróleo que exacerban y agravan dolencias como el asma, rinitis y alergias, entre otras.