Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

La medicina naturopática incluye estudios en homeopatía, farmacología, medicina tradicional china y ayurvédica, herbología y nutrición clínica, entre otros.
La medicina naturopática incluye estudios en homeopatía, farmacología, medicina tradicional china y ayurvédica, herbología y nutrición clínica, entre otros.

Los médicos especialistas en medicina naturopática de Puerto Rico están más que felices. Y no es para menos. La Asociación de Doctores Naturopáticos de Puerto Rico (PRANP, en inglés) ha sido aceptada como miembro pleno de la Federación Naturopática Mundial. Y en esa capacidad fue invitada para participar en la reunión de la junta de directores, que se llevó a cabo el pasado 12 de junio.

“Esto es un gran logro para la medicina naturopática borincana, ya que son reconocidos como miembros plenos solo aquellas entidades que representan y abogan por los más altos estándares de educación y práctica profesional”, señala el presidente de PRANP, Efraín Rodríguez Malavé, quien cuenta con 29 años de experiencia en la práctica de medicina naturopática, graduado del  National College of Naturopathic Medicine (NCNM), en Portland Oregón.

En ese sentido, el especialista cree que esto le permite a la Isla servir de puente con los países latinoamericanos. Por ejemplo, indica que México, Brasil y Argentina son muy importantes en términos de la medicina homeopática, mientras que los demás países se distinguen en cuanto al uso de   hierbas medicinales.

El médico naturopático enfatiza, además, que la profesión en Puerto Rico ha crecido y mantiene los estándares y las buenas prácticas que caracterizan a otros organismos de salud reconocidos. Precisamente, resalta el hecho de que, recientemente, se graduaron 29 médicos naturopáticos, los primeros que estudiaron en Puerto Rico, en la Universidad del Turabo.

“Ahora contamos con una escuela de medicina naturopática debidamente acreditada, así que los estándares de esta práctica han ido aumentando”, puntualiza Rodríguez Malavé, aunque acepta que todavía hay personas que dicen practicar este tipo de medicina pero que no están debidamente capacitados.

Por eso cree en la importancia de que el pueblo reconozca las diferencias. Por ejemplo, los doctores en naturopatía –que se identifican con las siglas N. D. (Naturophatic Doctor) poseen un doctorado en medicina naturopática acreditado por el “Council on Naturopathic Medical Education” (CNME), y reconocido por el Departamento de Educación de los Estados Unidos y por ley en Puerto Rico.

Además, explica Rodríguez Malavé, también reciben entrenamiento en medicina convencional que los capacita para hacer diagnósticos correctos y determinar cuándo es necesario referir a un paciente para que su condición de salud sea tratada con medicina convencional, si hay un peligro inmediato a la salud o la vida del paciente y para asegurarse que las terapias naturopáticas ofrecidas no interfieran con los tratamientos de medicina tradicional (incluyendo medicamentos convencionales). 

Otro punto importante es que, mientras que a los naturópatas licenciados solamente se les requiere aprobar una reválida desarrollada en Puerto Rico, a todos los doctores en naturopatía se les requiere aprobar dos reválidas desarrolladas a nivel nacional que cubren a los Estados Unidos, sus territorios y Canadá.

 “A nivel internacional se ha reconocido el importante rol de la medicina naturopática. Por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud ya la reconoce, al igual que ha reconocido la medicina china y la ayurvédica”, sostiene Rodríguez Malavé, mientras destaca que la FNM fue formada en el año 2014, durante el segundo Congreso Internacional de Medicina Naturopática en París.

“Agrupa a doctores naturopáticos de todas las regiones reconocidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Dirigida actualmente por la doctora naturopática canadiense Iva Lloyd, la federación tiene como parte de su misión representar a la profesión naturopática ante la OMS y otros organismos internacionales y nacionales”, indica el médico naturopático.

Señala, además, que entre los objetivos de esta organización se destaca el de apoyar la regulación apropiada de la medicina naturopática “y promover acreditación a los niveles educativos más altos para la profesión a nivel global”.

Como parte de sus iniciativas, la Federación publicó en junio del año pasado su primer informe. “Este sondeo de 22 países encontró gran consistencia de principios y valores en la profesión, con diferencias en terminología y facultades clínicas atribuibles principalmente a distintos niveles educativos que responden a los marcos regulatorios de distintos países”, indica Rodríguez Malavé.

“PRANP es la única entidad local que reúne los requisitos para ser un miembro pleno de la federación, por estar integrada por profesionales del más alto nivel educativo de la profesión, y promover asimismo estos estándares en educación, práctica y regulación. Es la primera en ser aceptada en la región del Caribe. Este reconocimiento destaca la capacidad de excelencia que tiene Puerto Rico en el campo de la salud y medicina natural a nivel mundial”, expone Rodríguez Malavé, quien dice sentirse más que orgulloso de este logro.