Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Las familias deben conversar con sus hijos sobre cómo se sienten y buscar ayuda profesional si creen que hay problemas emocionales.
Las familias deben conversar con sus hijos sobre cómo se sienten y buscar ayuda profesional si creen que hay problemas emocionales. (Shutterstock)

En Puerto Rico todavía hay un amplio sector de la población que vive con mucha incertidumbre y desesperanza, lo que también se traduce en ansiedad y depresión o en la exacerbación de la enfermedad mental. Un ambiente que, además, es propicio para el uso desmedido de alcohol, de ciertos medicamentos recetados y de otras sustancias que, a la larga, causan mayores problemas de salud.

💬Ver comentarios