Los autores especulan que si bien los antibióticos pueden afectar solamente de forma transitoria al microbioma (el conjunto de microbios en el cuerpo), esto tiene consecuencias a largo plazo sobre la salud. (Shutterstock)

Los investigadores de Mayo Clinic descubrieron una relación entre la administración de antibióticos en niños menores de 2 años y varias enfermedades o afecciones duraderas que oscilaban desde alergias a obesidad, en un estudio retrospectivo de casos. 

Los resultados se publican enMayo Clinic Proceedings.

Con los datos de salud provenientes del Proyecto Epidemiológico de Rochester, que es un estudio poblacional colaborativo entre Minnesota y Wisconsin, los investigadores analizaron los datos de más de 14,500 niños. Alrededor del 70 por ciento de los pacientes recibió por lo menos un tratamiento con antibióticos antes de cumplir 2 años de edad, debido a alguna enfermedad.

Los niños que recibieron varios tratamientos con antibióticos fueron más propensos a múltiples enfermedades y afecciones más adelante en la infancia.

El tipo y la frecuencia de la enfermedad variaron según la edad, el tipo de medicamento, la dosis y la cantidad de las dosis.

Además, hubo diferencias entre los niños y las niñas. Entre las afecciones relacionadas con la administración temprana de antibióticos estuvieron asma, rinitis alérgica, problemas de peso y obesidad, alergias alimentarias, trastorno por déficit de atención e hiperactividad, enfermedad celíaca y dermatitis atópica.

Los autores especulan que si bien los antibióticos pueden afectar solamente de forma transitoria al microbioma (el conjunto de microbios en el cuerpo), esto tiene consecuencias a largo plazo sobre la salud.

“Queremos subrayar que este estudio muestra una relación entre estas afecciones, no una causalidad. Estos resultados crean la oportunidad de dirigir los estudios futuros hacia la determinación de métodos más confiables y seguros para administrar oportunamente, dosificar y seleccionar el tipo de antibiótico en los niños de ese grupo etario”, señala el Dr. Nathan LeBrasseur, investigador del Centro para el Envejecimiento “Robert y Arlene Kogod” de Mayo Clinic y autor experto del estudio.

Los expertos no entienden bien por qué los últimos datos muestran un aumento en algunas afecciones infantiles que fueron parte del estudio. A no ser por el problema de resistencia a varios fármacos, la mayoría de los pediatras supone que los antibióticos son seguros.

Los investigadores también dicen que el objetivo final es ofrecer pautas prácticas a los médicos respecto a la manera más segura de administrar antibióticos durante los primeros años de vida.