Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Esta hatillana de corazón asegura que tuvo establecidos claramente sus objetivos desde el día de la apertura. (José L. Cruz Candelaria)

Fajardo - Han pasado 15 años desde que la chef Myrta Pérez encendió por primera vez el fogón en su restaurante. Desde entonces miles de comensales, han disfrutado de las creaciones de esta experimentada artista de la cocina que ha logrado promover el valor de los ingredientes frescos mucho antes de que se convirtiera en una tendencia de moda en el mundo gastronómico.

Pasión por el Fogón es un agradable local ubicado en una colina del barrio Sardinera de este municipio. Allí, de frente a las embarcaciones en las marinas del área, se encuentra un espacio donde se puede consumir variedad de pescados que se sirven con una de siete salsas distintas incluyendo la de Oporto y brandy o la Crema de alcaparras. No falta el mojito isleño y otros mariscos y platos confeccionados con materia prima de mar o tierra.

Esta hatillana de corazón asegura que tuvo establecidos claramente sus objetivos desde el día de la apertura. “Que  cualquier persona que entre al restaurante, salga satisfecho y con ganas de regresar”.

Esto le ha valido el reconocimiento de muchos de sus colegas y de varios famosos como el exgobernador de la ciudad de Nueva York, George Pataki y la cantante Mariah Carey que han degustado sus creaciones.

En un momento en que muchos locales carecen de consistencia o que la experiencia unas veces es buena y otra regular, chef Myrta se destaca por todo lo contrario, en el local es vital que el comensal salga satisfecho.

(José L. Cruz Candelaria)

Su oferta ha consistido en servir un menú variado pero enfocado en el sabor criollo de Puerto Rico y que le ha funcionado para darse a conocer a nivel local e internacional. “La gallina vieja se vende lejos”, aseguró entre risas la chef, haciendo referencia a un refrán que la caracteriza. Tanto así que dedicó gran parte de sus comienzos a estudiar a su país antes de decidir en qué parte ubicar estratégicamente su local.

“La zona este es el área turística más grande de Puerto Rico y hacia allí queríamos enfocarnos. Nos interesaba mucho el turismo, los clientes que vienen a vacacionar porque hay una gran oportunidad de ofrecerles una experiencia”, contó Pérez sobre la zona en donde hace 15 años se estableció. La apertura hacia este mercado fue tan acogedora por los turistas y hasta visitantes locales que Pérez decidió ampliar su comedor para atender la demanda.

(José L. Cruz Candelaria)

“Aquí al lado había otras tres casas y tuvimos que comprarlas para atender tantas reservaciones. Ahora podemos recibir más personas y contamos con un estacionamiento más espacioso”, indicó.             

Asume los costos

En un país tan competitivo en cuanto a gastronomía se refiere, Pérez trata de serle fiel a tres características que adoptó desde sus inicios. Estas son la calidad, la consistencia y la cantidad, las cuales se reflejan en cada rincón de su restaurante, pero más que todo, en los platos que sirve y a eso le adjudica el que la economía que atraviesa Puerto Rico, no le haya impactado drásticamente en su negocio.

“Mientras hay restaurantes que suben los precios, nosotros los hemos mantenido iguales que hace 15 años”, confesó la mujer orgullosa de su menú y sus servicios. Adicional a esto, Pérez apunta que hay otro ingrediente de igual o mayor importancia que le ha ayudado a alcanzar el éxito por los pasados años la atención a los pequeños comensales.

“Para nosotros los niños son primero, aquí ellos son los reyes”, explicó refiriéndose a los más consentidos en Pasión por el Fogón,

 De hecho, muchos de esos niños que les visitaban con sus padres hace 15 o 10 años hoy son adultos que frecuentan el local.

“Realmente no es difícil complacer a tantas personas porque si tu ofreces calidad y servicio, ya tienes un cliente más. Al cliente tienes que hacerlo sentir como que está en su casa, pero al mismo tiempo darle un toque de importancia con productos de calidad”, contó.

(José L. Cruz Candelaria)

Son precisamente los testimonios de sus visitantes, los que la han hecho merecedora de numerosos reconocimientos. En Pasión por el Fogón sobran los galardones, especialmente si premian la cocina puertorriqueña. En una pared del reconocido restaurante, lucen los más importantes como por ejemplo, los otorgados por “Sal! Awards”, premiación local organizada por la guía gastronómica Sal.pr.

De esta forma Pasión por el Fogón se ha convertido en el restaurante más premiado en la historia de esta plataforma gastronómica, llevándose sobre tres reconocimientos durante la pasada edición.

Más tiempo fuera de la cocina. La chef también ha tenido  momentos tan agridulces como el diagnóstico de cáncer de seno. “Fue en el 2011 y no me lo creía”, narró antes de asegurar que ni en periodos de enfermedad ha abandonado la cocina y su pasión por el fogón.

 “El cáncer se alimenta del estrés y las preocupaciones que uno tiene en la mente”, menciona con voz firme y estricta, todo lo contrario a su personalidad alegre que tanto la caracteriza.

(José L. Cruz Candelaria)

Ahora Pérez se mantiene supervisando sus recetas de lejos, evitando pasar largas horas en la cocina por cuestiones de salud.  Aún así, mantiene el control del más mínimo detalle que entra y sale de su cocina con la ayuda de Norma Guadalupe Jiménez, su socia.

Chef Myrta es un torbellino de energía, difícilmente aguarda asiento, se mantiene ocupada en todo momento, así como su teléfono que no para de recibir notificaciones de reservaciones de este y otro de sus locales como por ejemplo el Restaurante Pasión, by Chef Myrta en el Hotel Gran Meliá, en Río Grande.


💬Ver 0 comentarios