(vertical-x1)
El mofongo relleno es muy solicitado por turistas y locales. (David Villafañe)

No cabe duda que los sabores de la cocina puertorriqueña conquistan conquistan al paladar más exigente y si esto se combina con nuestras bellezas naturales el encanto es aún mayor.

Esto es lo que se puede experimentar en el segundo nivel del country club del campo de golf del renovado Wyndham Grand Río Mar Puerto Rico Golf & Beach Resort, en Río Grande, en el restaurante Iguanas Cocina Puertorriqueña.

Lo primero que uno ve es una terraza de techos altos en madera, mesas y una barra, pero lo más que llama la atención es la vista espectacular que tiene hacia el campo de golf y al hotel y por el otro lado, hacia El Yunque. Uno queda extasiado ante tanta belleza.

El salón principal, es elegante y tropical a la vez, y tiene la misma vista impresionante de la terraza. Desde varios puntos, se puede observar al chef y a los cocineros en plena faena, en la cocina abierta.

Ramón Carrillo, chef ejecutivo del Wyndham Grand Río Mar y natural de Río Grande, explicó que este restaurante abrió en diciembre de 2018. “La misma clientela que venía a hospedarse al hotel, especialmente los turistas extranjeros, nos decían que querían probar comida tradicional de nuestra isla. Así que decidimos abrir este restaurante, con un menú de comida puertorriqueña, pero más elevada, más gourmet, utilizando siempre productos frescos locales. Y este era el lugar perfecto, amplio, bonito y con una vista increíble”, sostuvo Carrillo.

“Somos un restaurante familiar. Nuestro concepto está enfocado en complacer el paladar de la comunidad de Río Mar y a los visitantes de todo el mundo y de Puerto Rico”, agregó.

Festín gustativo

Desde los aperitivos, las sopas y ensaladas, así como los platos principales y los postres, todo aquí es una sorpresa. La presentación llamativa de los platos, unido a la variedad de sabores que utilizan en la confección de los mismos, hacen que todo se vea apetitoso y sepa delicioso.

El chef del restaurante, Jorge Cátala, presentó dos aperitivos para degustar. Uno fue Plátano Relleno con Viandas. Éste lo sirven en tres canastitas hechas de plátano, rellenas de fricasé de granos, con quinoa roja, gandules, garbanzos y habichuelas. El otro aperitivo y, según chef Cátala, uno de los favoritos de los comensales, fue Gambas al Barrilito con este fruto de mar salteado en ajo, Ron Barrilito y salsa de limón.

“Además tenemos la Cazuela de Ternera Gratinada. Es un guiso de ternera que se hace en base de vino tinto, sofrito, caldo de res y sangría. Se gratina con queso ahumado y se termina con un aceite de cilantro”, añadió Carillo.

El menú incluye asopao de pollo y dos clases de ensaladas.

Platos principales

“El plato que más nos piden, especialmente los comensales de la nación americana, es nuestro arroz con pollo”, dijo el chef Cátala. Contó el chef ejecutivo que el se trata de la receta de su abuela. “Usamos arroz grano mediano y el pollo es desmenuzado. El color se le da con aceite de achiote, el sofrito es hecho en casa, tiene arriba amarillo y mouse de aguacate y habichuelas colorá a su alrededor”, destacó Carrillo.

El mofongo relleno es otro de los favoritos. Lo preparan al momento y lo sirven dentro de un calderito, acompañado de una ensalada de mache con “baby heirloom tomatoes”, en una salsa de vino blanco, mantequilla, caldo de vegetales y hierbas aromáticas. El mofongo se puede pedir relleno de camarones al ajillo, pollo a la criolla, churrasco wagyu o fricasé de vegetales (una mezcla de coliflor amarillo, púrpura y blanco, espárrago y zanahoria).

Chef Cátala trajo otro plato para degustar; un churrasco enrollado, que se veía muy jugoso. “El churrasco es un corte de carne muy popular en Puerto Rico, por lo que decidimos añadirlo en nuestro menú. Lo que servimos es el churrasco wagyu. Esta es una carne de textura bien suave y sale acompañada con un chimichurri de pimiento piquillo, de la casa, que es exquisito”, señaló Carrillo.

En cuanto a los pescados y langostas, dijo el chef ejecutivo que siempre son frescos. “Tenemos un acuerdo con los pescadores del área este, que nos traen las langostas vivas y cartucho, chillo ojo amarillo y mero cabrilla entre otros pescados del día”, aseguró.

Finalmente, llegó el chef Cátala con una última sorpresa, el postre: Timbal de Dulce de Leche. “Este es un timbal relleno de mantecado de dulce de leche con unas frituras de maíz rellenas de Nutella y decorado con azúcar hilado”, subrayó Carrillo.


💬Ver 0 comentarios