Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

No comíamos para escapar de la depresión. Era al revés. La depresión ocurría porque no podíamos parar de comer.


💬Ver 0 comentarios