Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Cuando se ponen el uniforme se olvidan de los problemas y dejan a un lado su rutina diaria. Ya no son famosos deportistas ni artistas, se convierten en baloncelistas aficionados, en filántropos y en panas.


💬Ver 0 comentarios