Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Cuando se ponen el uniforme se olvidan de los problemas y dejan a un lado su rutina diaria. Ya no son famosos deportistas ni artistas, se convierten en baloncelistas aficionados, en filántropos y en panas.

Eso ocurre cada vez que el equipo Puerto Rico Artistas se reúne y entra en cancha. La visión cambia y no piensan en competir, sino en ayudar a otros.

¿De qué se trata esta iniciativa?

Este grupo se formó hace más de tres años con el propósito de llevar a distintas canchas de baloncesto del País a un grupo de deportistas de diversas áreas así como personalidades de la música, la televisión y la radio con el motivo de ayudar a diferentes causas benéficas a recaudar fondos.

“Nos dimos cuenta de que había mucho en común, que nos gustaba el deporte y que todos teníamos la aspiración de desarrollarnos en él, pero nuestras carreras nos cortaron el vuelo en el deporte. Lo que hicimos fue que nos unimos y decidimos hacer un equipo para servirle a Puerto Rico. Es un grupo de servicio, donde visitamos todos los pueblos de la Isla y buscamos diferentes causas para ayudar, operaciones de niños o graduaciones”, explica Héctor ‘Banchy’ Serrano, cantante de Grupomanía y creador del grupo.

Entre el vacilón y el compartir los 20 integrantes del equipo -entre los que se encuentran los boxeadores Félix ‘Tito’ Trinidad e Iván Calderón; los baloncelistas James Carter y Axel Calderón; y los cantantes Abraham Velázquez, Juan Vélez, Pedro Prez y Raúl Armando, entre otros- llegan a cualquier punto de la Isla a jugar y a compartir con el público.

Por su parte, el baloncelista profesional Axel Calderón, director del grupo, menciona que además de tener figuras reconocidas de la farándula y el deporte, también trabajan con la integración social. Por eso, cuentan con algunas personas de la comunidad que tienen un conocimiento del baloncesto y se han quedado en el equipo.

“Dentro de la cancha no soy una estrellita. No soy tan bueno en la cancha como en el boxeo, pero comparto con la gente y eso lo disfruto mucho. Mi baloncesto ha sido de calle, en el barrio, en Cupey, con Banchy y su hermano. He aprendido algo, pero no me puedo echar de que soy un baloncelista bueno”, comenta entre risas Trinidad, uno de los integrantes del equipo que más fanáticos atrae.

Por lo general, los días de juego son los miércoles porque a todos se les hace más fácil acomodar la actividad en sus respectivas agendas.

“La respuesta del público es bien interesante porque al principio piensan que llegaron los artistas y que se van a reír. Pero cuando ven que los artistas juegan, cambia la dinámica a una más competitiva”, dice Serrano.

Antes de apoyar una causa verifican su autenticidad para luego convocar al equipo. Siempre se solicita la colaboración del municipio donde se vaya a celebrar el evento y han logrado tener auspiciadores que también ayudan. La experiencia hasta ahora es que siempre logran llenar las canchas y recaudar una buena cantidad para quien lo necesite.

“Todas las experiencias son bien especiales, pero cuando se trata de niños nos tocan mucho. Una vez fuimos a un juego para recaudar fondos para un niño con cáncer en un ojo y nos unimos al pueblo de Hatillo para ayudarle. Otro caso reciente fue el de una muchacha que se gradúa esta próxima semana, pero le detectaron cáncer e hicimos un juego para ayudar a sus padres que son de escasos recursos”, comenta el cantante.

Según Calderón al principio hacían entre 10 y 12 juegos al año. Ahora juegan unas 30 a 40 veces al año. El equipo divide el calendario de actividades en dos temporadas, una que va de enero a mayo y otra de agosto a diciembre.

Actualmente el grupo tiene invitaciones para viajar a Estados Unidos y Sudamérica para enfrentarse a otros equipos que al igual que a ellos los mueve la filantropía.

DIVERTIDA experiencia

Cuando se une el equipo se acaba el silencio, todos quieren hablar a la vez, contar sus últimas experiencias y ¿por qué no? presumir de sus tenis nuevas o de la forma en que han perfeccionado ciertas técnicas.

“Llevo dos años trabajando con el equipo. Al principio no fue fácil tratar de acoplar las personalidades, porque los deportistas y los artistas tienen su ego, pero ha sido un proceso bien chévere y somos una familia”, comenta Jowey Valedón, entrenador del equipo.

Dice el reconocido baloncelista James Carter que cuando se unen en cancha se disfruta muchísimo, sobre todo por la mezcla de personalidades y de estilos. A veces, los profesionales bromean con los aficionados por que se combinan de pies a cabeza y buscan lucir como los más pro.

En estos últimos años el equipo se ha enfrentado a muchos contrincantes y Valedón menciona que en promedio ganan al menos ocho de cada 10 encuentro. Sin embargo, recuerda la vez que llegaron a un juego contra un equipo formado por el baloncelista Alberto Arroyo (hermano del jugador de la NBA Carlos Arroyo) y se encontraron con un equipo de jugadores profesionales.

“En aquel equipo, excepto Melwin Cedeño, los demás eran jugadores de baloncesto superior. Entre ellos estaban Eddie Casiano, Wilhemus Caanen, Guayacán Santiago, Bimbo Carmona, era un nivel fuerte. Pero nosotros nos hemos reforzado con jugadores retirados y aquí el fin es recaudar fondos”, comenta.

Aunque últimamente no han tenido mucho tiempo para practicar juntos, Valedón señala que los integrantes del equipo son muy disciplinados y se mantienen en forma por cuenta propia. Si quieres conocer más sobre el equipo, síguelos en Facebook bajo el grupo P.R. Artistas


💬Ver 0 comentarios