Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Nueva York.- Ropa, gastronomía, hoteles y galas benéficas son parte de la rutina de algunos perros neoyorquinos. Pero tanto lujo les ha dado las neuras de sus amos, por lo que también van al psicólogo, al spa, a acupuntura o, al cirujano plástico.


💬Ver 0 comentarios