Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)

Nota de la editora: Esta es la tercera y última entrega de una serie de tres "rutas" por locales de cervezas artesanales en la Isla.

El sur, el centro y el este de Puerto Rico cuentan con, por lo menos, un espacio dedicado a las cervezas artesanales. Los dueños de Taska Gau, Aibonito Beer Garden y Lola's Café tienen en común que vieron la oportunidad de llevar a sus municipios algo que antes no tenían: una gran variedad de cerveza artesanal, incluyendo la oferta local. Aunque algunas personas realizan el viaje para visitar estos establecimientos, la mayoría de sus clientes fieles son locales.

Se espera que mientras la apreciación y la demanda por las cervezas artesanales siga creciendo en Puerto Rico, más y más locales como estos continúen apareciendo. Y, mejor todavía, las variedades y marcas que lleguen a la Isla seguirán aumentando a la vez que más cervecerías locales abran sus puertas y entren al mercado.

Para terminar la vuelta a la Isla, como parte de la serie “La ruta de las cervezas artesanales", les presentamos un recorrido por el sur, el centro y el este.

Taska Gau, Ponce

Dirección fisica: Calle Mayor #21, esquina Cristina, frente al Teatro La Perla, Ponce

Los dueños de la Taska Gau, Adolfo Valdés y Rosabel Cedeño, la bautizaron así por razones más poéticas de lo que sugiere la pronunciación oral. Durante el mes que pasaron en España descubrieron no solamente la cerveza artesanal sino también al mítico Gau, un deambulante muy querido por sus vecinos que hacía rondas por las barras de Pamplona. Al contarle sobre la selección limitada de cervezas en Puerto Rico, Gau les respondió: “La vida es muy corta para beber la misma cerveza”. Ese se ha convertido en el lema de la tasca que heredó su nombre en la Ciudad Señorial. Con 12 barriles y más de 100 cervezas en oferta, la Taska Gau ha logrado atraer a ese exigente consumidor ponceño y de municipios aledaños. Localizada frente al Teatro La Perla, el espacio originalmente era un chinchorro que Valdés y Cedeños convirtieron en un bar colorido, con una combinación de muebles modernos y hechos a mano, decorado con cuadros y murales realizados por artistas locales.

Aibonito Beer Garden, Cayey

Dirección fisica: PR-7722 km. 0.3, Ruta Escénica de Cayey

Aibonito Beer Garden, un verdadero bastión de la cerveza artesanal en el monte, es la primera parada en la Ruta Escénica de Cayey. Es un chinchorro atípico en el lado de la carretera donde la banda sonora recorre una gama rockera desde Café Tacuba hasta “death metal”. La selección de cervezas es más retante. Clientes que buscan marcas comerciales muchas veces terminan descubriendo cervezas que nunca supieron que existían. El propietario, Héctor Rodríguez, se enorgullece cuando él o uno de sus bartenders logra convertir a un cliente nuevo a uno culto de la cerveza artesanal. La selección cambia semanalmente según se agotan ciertas marcas y llegan nuevas. Hay mucha atención al detalle al momento de servir, que se extiende a cómo limpian sus vasos, los que utilizan para servir diferentes estilos y mantener la frescura de la cerveza. Es un local tanto para el amante casi obsesivo de la cerveza artesanal como para el que se quiere iniciar en ese mundo.

Lola's Café, Juncos

Dirección física: Carretera 31 km. 23.5 frente a la farmaceútica Amgen, Juncos

Bajando por la carretera 31 en dirección a Naguabo, una larga recta flanqueada por un lado de negocios de comida y bebida y por el otro de enormes farmaceúticas, se llega eventualmente a un negocio casi escondido. Un gran letrero anuncia su oferta particular: “Artisan Beers”, cervezas artesanales. Lola's Café es un negocio que se transforma dependiendo del día y la hora. Una noche de día de semana o una tarde de fin de semana, es un sitio tranquilo, con buena música, donde se puede examinar pausadamente el contenido de varias neveras llenas de cervezas artesanales. Nueve barriles extienden la selección cervecera e incluyen varias marcas locales. Pero durante las noches de fin de semana se convierte en un abarrotado negocio dominado por jóvenes profesionales (y algunos mayores). Muchos visten todavía la ropa del trabajo mientras otros portan mahones y camisetas. El bullicio y la música le dan vida al colorido local que parece expandirse; la terraza del frente no tiene ni una mesa disponible y el segundo salón se llena a capacidad. Es un negocio que se acomoda a todos los gustos: a quien prefiere un sitio relajado con poco bullicio y al que le encanta un ambiente movido y alborotado. 


💬Ver 0 comentarios