Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

“ Si consigues orégano y romero me avisas…”, fue lo que alcancé a escuchar cuando llegábamos a la residencia sanjuanera con nuestro guía de techos verdes. La que hablaba era la vecina de la casa que visitaríamos. Sabía que en esa azotea había entre la vegetación algunas hierbas para cocinar como cebollines, orégano brujo y perejil. Cuando subimos, las encontramos frescas y David Aponte, el guía, con gusto se las llevó al partir. Esa es una de las ventajas de tener un techo verde.


💬Ver 0 comentarios