Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Desde que estudiaba ballet solía admirar la destreza de las bailarinas al danzar en puntas. Esa admiración, sin embargo era interrumpida por cierta incomodidad. Su coquetería innata le hacía afirmarse internamente que lucirían mejor en tacones.

Así fue como, con el tiempo, la puertorriqueña Dorimar Bonilla fue diseñando en su mente el tipo de zapatilla con la que quería bailar: un zapato de ballet de punta con tacón, que hoy día es utilizado por el talento de algunos espectáculos en la ciudad de Las Vegas.

“Estuve tratando de hacer estos zapatos desde hace mucho tiempo, pero cada vez que iba donde un zapatero y le presentaba la idea me decían que era imposible hacerlos o trataban pero me hacían un modelo que no funcionaba”, explicó la bailarina de 32 años.

Aunque no se daba por vencida, la también coreógrafa decidió dejar descansar la idea un tiempo.

“No me había desanimado, pero sí había tratado dejar de pensar por un tiempo en los zapatos. Sin embargo, al parecer mi subconsciente seguía insistiendo en eso”, indicó.

Y es que una noche, Dorimar tuvo una revelación. Un sueño en el que la empleada de una tienda de zapatos de baile, en la que vio el modelo que tenía en mente desde hacía tiempo, le explicaba cómo armar la zapatilla con tacón.

Toma vuelo su idea

Al día siguiente, según contó, se levantó con una idea clara de lo que tenía que hacer. Fue a comprar un zapato de punta regular, lo desarmó y lo reconstruyó con el tacón. Fue de esa forma que supo cómo poder materializar su idea.

Los primeros pares de tacos con punta que hizo, según aseguró, los fabricó ella misma de esa forma. Hoy día, una fábrica en Brasil produce los zapatos, “hechos a mano”, que ha convertido en su negocio. En la actualidad, los “Dori Shoes Pointes and Heels” se han vuelto populares entre sus colegas en Las Vegas, siendo el ‘show’ ‘The Coquettes’, en el club nocturno CatHouse (Luxor) el que los adoptó primero.

“Han sido un éxito”, aseguró al mencionar que se encuentra en negociaciones con varios establecimientos para vendérselos al por mayor.

El zapato que diseñó luce como una zapatilla de punta de las que utilizan las bailarinas de ballet, pero tiene un taco de baile regular de unas 3 pulgadas.

Hasta ahora, es un modelo básico, que se vende a través de su página de internet dorishoes.com, disponible en rojo, blanco y negro, y en los tamaños de 5 a 10, incluyendo números medios.

A pesar de lo bien que se ha vendido su calzado entre sus colegas, la talentosa cayeyana egresada de la Universidad de Puerto Rico advierte que no son para el uso común y cotidiano. El tacón con punta, sugiere, debe ser empleado solo por bailarinas con entrenamiento en puntas.

“Es un zapato especializado para añadir técnicas de ballet a otros tipos de bailes”, sentenció.

Y mientras, su innovador zapato de baile sigue despertando la curiosidad de las que ni si quiera pueden hacer un ‘plié’, esta bailarina continúa coreografiando y bailando al estilo ‘burlesque’ europeo en el ‘show’, ‘Sin City Comedy’, que se presenta en el hotel Planet Hollywood, en Las Vegas. El programa llegará a la televisión en una serie de 10 episodios, en la cual también figura como productora asociada.


💬Ver 0 comentarios