Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Seis de las 10 chicas que participan en la exposición. Al centro, Rose Marie Nieves. (Suministrada / Daliana Alvarado)

La lucha por entender que el cuerpo perfecto no existe le tomó años a Rose Marie Nieves Domínguez. Levantarse en contra del discurso generalizado de que la belleza radica en la esbeltez, solo meses.

A sus 37 años, esta mujer decidió no solo abandonar sus inseguridades por el sobrepeso que la ha acompañado desde su niñez, sino crear una iniciativa para unir fuerzas con otras féminas y protestar por el excesivo culto a la imagen.

"Fui una niña grande, de huesos anchos. Siempre fui gordita. Para mí era un estrés ir a la playa, ponerme trajes de baño para que no me vieran los muslos, la barriga y hasta ropa para estar en la calle. Hay ropa que uno no se quiere poner porque se le marca la barriga", sostiene la fémina que labora en el área administrativa de la Liga de Artes de San Juan.

Un exnovio provocó que reflexionara acerca de su imagen. "Usted tiene que mirarse en un espejo y  verse tal cual y quererse y respetarse como es porque así es que yo la quiero y así te debes querer tú". Este contundente comentario estremeció a Rose Marie. "Sentí mucha vergüenza. En ese momento en que uno arrastra inseguridades que te digan así te jamaquea. Él me ayudó a aceptarme y a quererme", reconoce. 

Y tanto aprendió a quererse al observar su reflejo diariamente en el espejo que sintió que el deseo de ayudar a otras que atravesaban por la misma situación. "Seguramente como yo hay 20,000 más", fue lo que pensó.

De ese anhelo nace el movimiento #CaribbeanPlus, el cual define como un discurso fotográfico que plasma su proceso de autoaceptación y descarta el lema social del cuerpo perfecto.

Rose Marie inició a través de Facebook e Instagram esta campaña en la cual subía fotos suyas y de amigas acompañadas de un escrito. La misma tuvo buena acogida, por lo que decidió que era el momento de darle forma más allá de las redes sociales. Encontró que la mejor manera de llevar su mensaje era a través de la fotografía, una expresión artística que adora y que "queda plasmada por muchos años".

Por eso el martes 1 de diciembre, a las 7:00 p.m., en la galería The Art Room en Hato Rey mostrará -en colaboración con sus amigos José Rodrigo Madera y Alexander Class- una exhibición fotográfica para validar su apología.

Muestra en fotos

"En el Caribe habemos voluptuosas en abundancia", asevera. Por esto se le hizo fácil contactar a 10 valientes que la apoyaran en esta muestra fotográfica que ejemplifica la diversidad de cuerpos y "el empoderamiento de la mujer".

Las 10 féminas, incluida Rose, posaron sin inhibiciones en ropa interior para el lente del fotógrafo profesional José Rodrigo Madera.  "Quiero que el cuerpo se muestre. Es una forma de liberación, de mostrarse tal cual uno es", sostiene la gestora y el fotógrafo la secunda. "Quiero mostrar el cuerpo, el individuo, proyectar la sencillez de la imagen, con poca luz y con sensualidad", asegura Madera por su parte destacando que ese el gran reto a la hora de retratar.

Madera - junto a sus compañeras- decidieron que la muestra sería de 10 imágenes - una por cada mujer- de un tamaño de 4 pies de alto. "Me es atractivo ver piezas grandes. El tamaño es importante para mostrar una pieza de arte", argumenta el fotógrafo, quien luego de una larga trayectoria profesional quiere dedicarse a los retratos.

Este amante de la fotografía del siglo 20, la clásica, prefiere la simplicidad, sin mucha producción. Aunque aún no termina el proceso de selección de fotos, sí será un hecho que sólo serán blanco y negro, sin ningún retoque. El fin de su trabajo es resaltar a cada una de ellas, "sus cuerpos, seduciendo al lente con su mirada", enfatiza.

Del proceso señala que le encanta ser parte de un grupo de "gente que va en contra de los estereotipos. "Me siento identificado porque es una forma de protesta" contra la sociedad.

Añade que le llamó la atención que ninguna de las participantes -de entre 25 y 33 años- pidió que sus fotos fueran retocadas, por lo que dijo "son valientes".

Por su parte, Rose Marie se muestra feliz con su proyecto, el primero en la Isla. Agradece el apoyo recibido de parte de sus familiares y desconocidos, y por las críticas, porque la hacen más fuerte.

"Empecé con las plus, pero quiero llevar mi discurso a todo el Caribe, hacerlo también en hombres, en jóvenes y viejos" para mostrar todo tipo de cuerpo. Rose Marie espera seguir ampliando la muestra, por lo que aprovecha para hacer un llamado a todas aquellas que quieran unirse, "empoderarse, sentirse bien y cómodas por medio de la fotografía" y terminen igual que ella sintiéndose "fuerte y libre". 


💬Ver 0 comentarios