Una de las lecciones que los profesionales de la salud enfatizan en estas fechas es que se aprenda a conocer el contenido calórico de los alimentos que se sirven. (Jorge A. Ramírez Portela / Especial El Nuevo Día)

Cada año, para esta época, la mayoría de los puertorriqueños nos enfrentamos a esa gran cantidad de tentadores y deliciosos platos típicos que tanto nos gustan y que, además, son sumamente altos en grasas, azúcar y calorías.

De hecho, el consumo desmedido de los platos estrella del menú festivo, que puede ser la norma en estos días, conlleva unos riesgos que se deben tener en cuenta. Sin embargo, la realidad es que es posible disfrutar de la mayoría de los antojos navideños. La clave está en la moderación y en entender que la persona que más disfruta de una actividad no es la que come o bebe más, sino la que más comparte y disfruta sin caer en los excesos.

Una de las lecciones que los profesionales de la salud enfatizan en estas fechas es que se aprenda a conocer el contenido calórico de los alimentos que se sirven. Por ejemplo, en una cena típica navideña se consume por lo menos un pastel, una taza de arroz con gandules, seis onzas de pernil asado, un pedazo de cuatro pulgadas de morcilla, una porción de ensalada de papas, tres onzas de coquito y una porción de arroz con dulce.

Todo eso, según ha publicado el Colegio de Nutricionistas y Dietistas de Puerto Rico (CND), tiene cerca de 2,200 calorías. Pero se debe tener en cuenta que las calorías diarias recomendadas para un varón son de 2,000 y para una mujer, 1,700 aproximadamente. Por lo tanto, en una sola comida típica, si no se controla la porción, se excederían los requisitos calóricos tanto para los hombres como para las mujeres.

Cabe resaltar que el exceso de calorías diarias es lo que lleva al almacenaje de grasa que luego se traduce en aumento de peso. De hecho, ese exceso diario es lo que lleva a que muchos aumenten entre tres y ocho libras durante el periodo navideño.

Precisamente, todos los años los profesionales de la salud alertan sobre los excesos de sal, azúcar, grasas y alcohol que se da en la época de fiesta que está por comenzar, lo que puede causar o exacerbar condiciones como la diabetes, el sobrepeso y la hipertensión.

De hecho, las intoxicaciones y los accidentes de tránsito se incrementan hasta en un 20% durante la época navideña. Esto sin contar los efectos perniciosos a corto y largo plazo para la salud. Desde inflamación de páncreas y dolores de cabeza, hasta trastornos hepáticos y gástricos.

Estas fechas pueden convertirse en una excelente oportunidad para pasarla bien, sin afectar la salud. Y para evitarlo o minimizar los problemas, aquí te ofrecemos algunas recomendaciones publicadas por CND y organizaciones relacionadas con la salud, para que no pierdas el control durante las fiestas que se avecinan:

1. Para evitar trastornos digestivos, no acudas a las fiestas con hambre y no brinques ninguna comida por el simple hecho de que habrá mucha en la fiesta.

2. Es importante que escojas porciones pequeñas, comas mucha ensalada y no repitas. El CND sugiere que el truco está en la cantidad de comida en el plato y recomiendan que la mitad debe contener ensalada verde y el restante se debe dividir en una cuarta parte para el pernil y la otra cuarta parte para el arroz con gandules o el pedacito de pastel.

3. En términos de bebidas alcohólicas, no hay una dosis segura pues se sabe que aún el consumo moderado ocasiona efectos negativos en la salud. Pero si vas a beber, se aconseja dejarla solo para el brindis. Lo ideal sería no pasar de dos copas de vino o dos cervezas, o una copa de cava en cada comida.

4. Hidrátate bien. En estas fechas hay más propensión a sustituir el agua por bebidas alcohólicas o con alto contenido de azúcar. Al consumir agua, ayudas al organismo a liberar toxinas.

5. Mantén una rutina de ejercicios físicos. De 20 a 30 minutos de ejercicios te ayudarán a sentirte bien, mantenerte activo, gastar energía y agilizar el metabolismo.


💬Ver 0 comentarios