Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

mujer feliz (horizontal-x3)
No olvides que para ser feliz no hace falta poder ni riquezas, solo una actitud positiva ante la vida. (Thinkstock)

Dejando a un lado el diccionario y tomando en cuenta la opinión de las personas, la definición del término felicidad puede ser muy amplia y diversa.

Muchas veces esa búsqueda de la felicidad se basa en el deseo de alcanzar metas que a veces resultan demasiado difíciles, creando frustraciones. 

Según la psicóloga Jennifer Fuentes Pérez, para no dejar que ese sentimiento negativo te domine lo mejor es reconectarte contigo y buscar la energía que perdiste en el camino.

“Identifica en qué momento te desenfocaste y vuelve a conocerte en tu nueva etapa de vida. Una vez te reconectas, vuelves a sentirte feliz. Aunque no sea una felicidad plena, por lo menos lo ayuda a mantenerse en los momentos de crisis aunque sea un proceso paliativo”, recomienda la psicóloga con práctica privada en Servicios Psicológicos Laguna Gardens, en Carolina.

No olvides que para ser feliz no hace falta poder ni riquezas, solo una actitud positiva ante la vida.

Hoy se celebra el Día Internacional de la Felicidad, establecido por las Naciones Unidas en el 2013 como reconocimiento a la importancia de este sentimiento en la vida del ser humano, y para ayudarte a vivir a plenitud en el presente Fuentes Pérez ofrece varios consejos que te ayudarán.

1.  Aunque el panorama económico del país no luce bien, aprende a ver el momento de la crisis como una oportunidad para crecer y desarrollar otros aspectos de tu vida. Luego de superar las crisis, el buen saldo es que nos conocemos mejor como seres humanos.

2.  Sueña pero con los pies en la tierra. Parece una contradicción pero no es otra cosa que modificar los planes que tienes para el futuro adaptándote a la situación actual pero sin dejar de aspirar a lo mejor. Si sientes que las circunstancias son demasiado difíciles de manejar, busca un profesional.

3.  Deja de quejarte de tu trabajo y comienza a verlo como un rol de la vida, entre muchos otros. Hay gente que asume su empleo como su todo sin tener en mente que es un componente de lo que son como seres humanos. “Recuerda que también eres es hermano, vecino, padre, hermano y cristiano”, menciona la experta.

4.  Mucho o poco, agradece lo que tienes. Valora lo que posees ahora mientras exploras otras oportunidades y haz tus tareas diarias con amor aunque no cumpla con lo que esperabas en este momento de tu vida. Crea un ambiente agradable en tu zona de trabajo y en tu hogar. Coloca en tu espacio objetos que te recuerden a personas o momentos especiales.

5.  Realiza actividades que te causaban placer y alegría. Aprovecha tu tiempo libre para compartir en familia pero también saca un rato para hacer cosas que te relajan.


💬Ver 0 comentarios