Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Una parte importante en cuanto para reducir calorías es la prevención. (Shutterstock)

Cuando empezamos una dieta lo que más anhelamos es ver resultados inmediatos. Pero ese puede no ser el método más recomendable. Existen algunos cambios que, por pequeños que parezcan, te ayudarán en tu rutina diaria a reducir algunas calorías.

Realizar pequeños cambios en tu estilo de vida puede resultar más favorable que privarte de las cosas que tanto te gustan. Aunque probablemente no notes cambios a corto plazo, seguir estos consejos te ayudará a reducir calorías de una manera sana, efectiva y segura.

Recuerda que esto no se trata de un tema estético. Sigue estas sugerencias, cambia algunos hábitos no tan saludables y podrás perder algunos kilos de más.

Algunos pequeños cambios en tu estilo de vida te ayudarán a reducir considerablemente la cantidad de calorías que consumes a diario.

Café o té sin azúcar

Evitar mezclar el café con leche te ayudará a reducir, cada mañana, unas 69 calorías. Por otra parte, obviar el azúcar de tu taza de té diaria hará que consumas 50 calorías menos

Refresco por agua con gas

Es preferible que optes por bebidas no gasificadas, pero esto se trata de pequeños cambios. La cantidad de azúcar que contienen los refrescos suelen ser muy elevadas. Reemplazarlo por este líquido te hará reducir hasta 150 calorías de tu día a día.

Consume proteínas

Una parte importante en cuanto para reducir calorías es la prevención. Una buena alternativa es tener porciones de frutas picadas o bocadillos de frutos secos para ingerirlos en ciertos momentos del día. De este modo, evitarás que el hambre o la ansiedad te lleven a comer algo no tan nutritivo en cualquier instante

Comida de casa

¡Cocina en casa y lleva tu almuerzo al trabajo! La comida casera suele tener, en promedio, unas 150 calorías menos que la de un restaurant. Así, no solo evitas ingerir altos niveles de sal, sino que elegirás tu propia ración de proteínas diaria.

Apaga la televisión

Mientras estamos viendo televisión, nos encontramos totalmente concentrados. El problema surge cuando, mientras almorzamos, nuestro cerebro no es consciente del nivel de saciedad. De este modo, podremos seguir comiendo por 20 minutos y aumentando bastantes calorías a nuestro cuerpo a pesar de estar satisfechos.


💬Ver 0 comentarios