(horizontal-x3)
(Shutterstock)

Salmón

Es una fuente excelente de ácidos grasos esenciales omega 3. Estos aceites son las sustancias más potentes para luchar contra la inflamación a corto plazo. Ciertas investigaciones muestran que la omega tres disminuyen los problemas de corazón, cáncer y artritis.

Apio

En estudios farmacológicos recientes se ha demostrado que las propiedades antioxidantes y antiinflamatorias del apio asisten en mejorar la presión arterial, los niveles de colesterol y prevenir las enfermedades cardíacas. El apio es, además, una fuente excelente de potasio.

Vegetales de hoja verde

Algunos de los más conocidos son: espinacas, arúgula, lechugas de todos los tipos y colores, repollo. Son  ricas en vitamina A y C, así como en  vitamina K, que protege el cerebro contra el estrés oxidativo que causan los radicales libres.

Mora azul

Contiene quercetina, un antioxidante muy potente que reduce la inflamación e incluso el cáncer. Un estudio concluyó que el consumo de moras azules ralentiza el empeoramiento cognitivo y la pérdida de memoria con la edad. Puedes añadirla, ya sea en tu yogur matinal hasta tu ensalada de cena.

Chia Luplen tanto aceites omegas 3 como omega 6

Son antiinflamatorias, contienen aceites esenciales, mucina, vitaminas A, B, E, y D y muchos minerales. La capacidad de las semillas de chía para revertir la inflamación, regular el colesterol y bajar la presión arterial las convierte en un arma fundamental en la batalla contra las enfermedades cardíacas.

Brécol

Su valor como alimento antiinflamatorio es muy alto. Tiene un alto contenido en potasio y magnesio. Sus vitaminas, flavonoides y carotenoides trabajan de forma conjunta para reducir el estrés oxidativo en el cuerpo y ayudar a combatir la inflamación crónica y el desarrollo del cáncer.

Remolacha

En el caso de la remolacha, el antioxidante más abundante se llama betalaína, que le da su color característico y sus excelentes propiedades antiinflamatorias. Cuando la añadimos a la dieta, la remolacha repara las células dañadas y aumenta los niveles de minerales como el potasio y el magnesio que son importantes para luchar contra la inflamación.

Lino

Una fuente de omega 3, alto contenido en fibra, fitonutrientes y antioxidantes. Sus componentes previenen el envejecimiento, equilibran las hormonas y mejoran la salud celular. Además, contribuyen al crecimiento de los probióticos en el tracto digestivo.

Aceite de coco

La gente que sufre de osteoporosis, por ejemplo, presenta un nivel elevado de estrés oxidativo. Puesto que uno de los beneficios del aceite de coco incluye luchar contra estos, se trata entonces de un tratamiento natural para la osteoporosis. El aceite de coco se puede utilizar para masajes y para cocinar ya que se trata de un aceite que es estable al calor y, por lo tanto, es ideal para cocinar tus vegetales.

Fuente: Nutricionista dietista Dra. Charmaine Alfonso Mendez, MHSN, RD, LND


💬Ver 0 comentarios