Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Los riñones tienen múltiples funciones. (GFR Media)

La especialidad de la medicina que estudia los riñones es la nefrología, que se diferencia de la urología en que esta última se encarga de la parte quirúrgica de las vías urinarias (cirugía) y la nefrología del tratamiento médico de las enfermedades de los riñones.

Los riñones son dos órganos de aproximadamente 12 centímetros de largo por 6 centímetros de ancho y 4 centímetros de espesor. Están situados uno a cada lado de la columna vertebral, justo arriba de la cintura. Son los encargados de limpiar la sangre de los desechos tóxicos que necesariamente producen los diferentes tejidos u órganos del cuerpo.

Los riñones tienen múltiples funciones, pero para fines prácticos solo destacaremos cuatro de ellas:

Eliminación de los tóxicos del cuerpo

Como se había mencionado anteriormente, cada célula, cada tejido, cada órgano, al trabajar permanentemente para mantener al cuerpo funcionando de forma normal, produce desechos tóxicos. Estas sustancias dañinas van a dar a la sangre. Al pasar por los riñones la sangre es filtrada y purificada, siendo eliminados los tóxicos del cuerpo disueltos en agua, en forma de orina.

Regulación del agua corporal

Cuando ingerimos más agua de la necesaria los riñones excretan el excedente en forma de una orina clara y abundante. Pero cuando no bebemos toda el agua que necesitamos, los riñones la retienen y la orina es amarilla, concentrada y escasa. La cantidad mínima necesaria de orina para que los riñones eliminen toda la carga de tóxicos es de 400 mililitros (ml) al día, algo menos de dos tazas. Una cantidad de orina por debajo de este valor, podría significar que los riñones de la persona sufren de algún grado de daño. Si el agua no puede ser eliminada se acumula en exceso en los pies, piernas, abdomen o cara; a esta acumulación de agua en el cuerpo se le llama edemas. Por otro lado, si el volumen de orina es persistentemente mayor de 3 litros en 24 horas con una ingesta habitual de agua, es necesario consultar el médico para investigar la causa desencadenante de ese exceso de eliminación.

Regulación en la producción de glóbulos rojos

Los glóbulos rojos se producen en la médula de los huesos largos, pero para ello, se necesita de una sustancia producida por los riñones llamada eritropoyetina. Cuando la función de los riñones disminuye, cae también notablemente, la producción de la eritropoyetina y, consecuentemente, disminuye la producción de los glóbulos rojos y se produce la anemia, que se define por valores de hemoglobina en sangre menores que 12.0 g/dl. La anemia, por lo tanto, se mide a través del examen de la hemoglobina en sangre.

Por eso es importante que a toda persona con anemia, se le investigue la función de los riñones, y a los pacientes con insuficiencia renal crónica (IRC) que tienen anemia, principalmente si esta es importante, se les debe de indicar el reemplazo de eritropoyetina en forma de eritropoyetina recombinante humana, para normalizar los niveles de hemoglobina.

Para corregir la anemia debido a la enfermedad renal, además de la administración de la eritropoyetina, es necesaria la ingesta de medicamentos que contengan hierro, Ácido fólico y vitamina B12.

Regulación de la presión arterial

Los riñones son los órganos por excelencia que eliminan del organismo la sal (sodio) que no necesitamos. Por defectos propios o por insuficiencia renal, los riñones no eliminan la sal eficientemente, y la retención de la misma produce hipertensión arterial.

Hay otras sustancias que se producen en los riñones o que tienen efecto sobre ellos, y que también son responsables de que padezcamos de hipertensión arterial, como la renina, la angiotensina II y la aldosterona. Sin embargo, en la mayoría de los pacientes, existe una combinación de los efectos de todas estas sustancias.


💬Ver 0 comentarios