Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (vertical-x1)
Lo ideal es que el paciente sea aconsejado por un profesional. (Shutterstock)

Cada vez son más las personas convencidas de los beneficios del ejercicio para prolongar un estilo de vida saludable, prevenir ciertas condiciones de salud, para el tratamiento de otras, y aportar en el mejoramiento de los síntomas y el progreso de algunas enfermedades. Este último es el caso de la artritis, ya sea osteoartritis (la más común de las artritis) o la artritis reumatoidea.

Para el doctor William Micheo, catedrático y director del Departamento de Medicina Física, Rehabilitación y Salud Deportiva en el Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, “una vez la persona es diagnosticada con artritis, debe realizar ejercicios de flexibilidad y fortaleza dos veces en la semana y, si es posible, tres; también aeróbicos cinco veces en la semana con sesiones de 30 minutos cada una y tomar dos días de descanso”.

Sin embargo, la doctora Wilitza Martínez, profesora adjunta del Programa Doctoral de Terapia Física de la Escuela de Profesiones de la Salud del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, advierte que en el caso de la osteoartritis no es necesario ser conservador al recomendar los ejercicios como en el caso de la artritis reumatoidea, porque en la primera se afectan algunas coyunturas mientras que en esta última se afectan todas.

“Una vez se tiene artritis, el ejercicio puede ayudar a reducir el dolor, la pérdida de movimiento y la hinchazón. Asimismo, mejora la calidad de vida y la función, de manera que, por ejemplo al cruzar la calle, el paciente se puede mover más rápido evitando accidentes. Además se logra mas control y seguridad al subir y bajar escaleras”, afirma el doctor Micheo.

La profesora adjunta propuso mejorar el movimiento con actividades simples empezando con cinco repeticiones al día que incluyan las extremidades, subiendo y bajando los brazos, flexionando los codos y extendiéndolos. Por ejemplo, acostado en la cama levantar las piernas hacia arriba. La guía de ejercicios sugiere empezar con cinco repeticiones varias veces al día

“Lo ideal es que el paciente sea aconsejado por un profesional”, concluye.

3 tipos de ejercicios que te convienen, según la Fundación Artritis de Estados Unidos:

1. Los ejercicios de elongación o de amplitud de movimiento ayudan a mantener el movimiento de las articulaciones y a aliviar la rigidez.

2. Los ejercicios de fortalecimiento ayudan a mantener o a aumentar la fuerza muscular.

3. El ejercicio aeróbico ayuda a mantener la resistencia, a fortalecer el corazón y los pulmones y a disminuir la fatiga.

Ejemplos:

Caminar(incluyendo sacar a pasear al perro)

Correr bicicleta

Bailar (bailando se alejan los dolores)

Hacer ejercicios en el agua


💬Ver 0 comentarios