Edan Rivera, secretario del DACO indicó que es importante que los compradores sepan distinguir entre el pescado fresco y el pescado congelado. La recomendación es estar alerta a que los ojos estén brillosos y que la piel del pescado esté rosada para distinguir su frescura y calidad. (Suministrada)

Desde hoy, lunes, hasta el miércoles, los inspectores del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO) visitarán pescaderías y supermercados que venden mariscos para asegurarse de que cumplen con las reglamentaciones de la agencia.

Hoy el personal realizó una treintena de inspecciones en distintos puntos del país y no emitió ningún aviso de infracción a supermercados o villas pesqueras, informó el secretario.

“Sabemos que durante esta semana los consumidores suelen visitar las villas pesqueras y consumir pescado, entre otros mariscos, por motivo de la Semana Mayor. Con nuestra visita a los comercios lo que buscamos es proteger al consumidor y que los comercios cumplan con los reglamentos. Sobre todo, que la gente esté orientada al momento de realizar sus compras, en este caso de la industria pesquera”, dijo Edan Rivera, secretario del DACO, quien estuvo en la región de Naguabo.

El Coral Restaurante y Pescadería, la pescadería Chuíto, así como Vinny’s Restaurant & Pescadería encabezaron la lista de establecimientos visitados por los inspectores, como parte de un operativo que continuará durante los próximos días.

El secretario sostuvo que es importante que el consumidor pueda distinguir el producto fresco del congelado y esté seguro de lo que le están vendiendo. En este caso, la recomendación es estar alerta a que los ojos estén brillosos y que la piel del pescado esté rosada para distinguir su frescura y calidad.

Afirmó además que los inspectores buscan que, “las balanzas tengan el sello que dice “aprobado” y que autoriza su utilización. “El que no esté equilibrada hace una diferencia en el peso final y por supuesto en el precio que le imponen al consumidor”, recalcó Rivera, quien señaló que las gasolineras, farmacias, colmados, supermercados, ferreterías, centros de acopio, casa de empeño, entre otros comercios, también están obligados a mantener las pesas certificadas previo a su uso.

Magdalian Figueroa, propietaria de El Coral Restaurant y Pescadería, se mostró complacida con la visita realizada por los inspectores del DACO. Tras la inspección de rigor, quedó validado el cumplimiento de su negocio con el Reglamento de Prácticas Comerciales y el Reglamento de Pesas y Medidas.

“Nuestra vida es la venta de pescados. Siempre buscamos ofrecer los mejores productos a nuestra gente. A pesar de los retos tras la pandemia, hemos recibido el apoyo, tanto de los naguabeños, como de todas partes de la isla que visitan nuestra pescadería y el restaurante. Como resultado de la temporada alta, en la pasada semana la venta se ha triplicado”, dijo Figueroa, quien lidera los esfuerzos en la pescadería.

En cuanto a los precios de pescados y mariscos, la comerciante indicó que la langosta está a $12 la libra, el carrucho fluctúa entre $12 y $13 la libra y el pescado o pulpo está a $7 la libra. Entre los pescados más buscados está la colirrubia, el chillo, el arrayao y la sierra.

💬Ver comentarios