La banca recesa ante el paso de Irma (horizontal-x3)
La banca recesa ante el paso de Irma. (Archivo/GFR Media)

Ante inminente paso del huracán Irma por Puerto Rico, el comisionado de Instituciones Financieras (OCIF), George Joyner, informó que el circuito de bancos comerciales de la isla activó su plan de contingencia, lo incluye el cierre de sucursales y asegurar el funcionamiento de la red de cajeros automáticos.

Todos los bancos, informó Joyner, cerrarán sus oficinas administrativas y sucursales mañana, miércoles 6 de septiembre y reanudarían sus laborales al día siguiente si las condiciones atmosféricas así lo permiten y luego de que las instituciones evalúen los posibles daños que ocasione Irma a sus respectivas instalaciones.

“Los consumidores deben estar conscientes de que los cajeros automáticos dependen del suministro de electricidad y telecomunicaciones, y aunque la mayoría tienen líneas redundantes de telefonía terrestre y celular, en caso de interrupción en el suministro eléctrico o de telecomunicaciones, los cajeros automáticos se desconectarán de la red y estarán fuera de servicio hasta que se restablezca el servicio eléctrico y de telecomunicaciones”, indicó Joyner.

De igual forma, las principales aseguradoras de Puerto Rico recesaron sus labores este martes y reanudarían sus operaciones, pasado el evento y si las condiciones lo permiten.

En el caso de la Cooperativa de Seguros Múltiples, la aseguradora instó a sus participantes a utilizar la página de internet o a llamar al centro de servicios, de ser necesario.

Mientras, la aseguradora Universal decretó un receso de sus operaciones los días miércoles, 6 y jueves, 7 de septiembre, pero su centro de servicios continuará operando de manera ininterrumpida.

Mapfre, por su parte, operará mañana miércoles hasta las 10:30 a.m. y reanudaría sus operaciones el viernes, 8 de septiembre a partir de las seis de la mañana e incluso, se mantendrán en operaciones en día sábado y domingo para atender las reclamaciones de sus asegurados, de ser necesario.

A las cinco de la tarde, Irma se ubicaba en la latitud 17.1 norte y en la longitud 59.8 oeste. El fenómeno descrito por el Centro Nacional de Huracanes como "potencialmente catastrófico" fue clasificado en la categoría cinco en la escala Saffir Simpson; exhibe vientos sostenidos de casi 185 millas por hora y podría dejar entre ocho y 12 pulgadas de lluvia en su paso por Puerto Rico.


💬Ver 0 comentarios