Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
La congresista demócrata por Nueva York hizo la petición luego de un reportaje de la cadena CNBC sobre alegaciones de que UBS ocultó riesgos a inversionistas en sus fondos mutuos. (Archivo)

La congresista demócrata por Nueva York, Nydia Velázquez, pidió al presidente del influyente Comité de Servicios Financieros en la Cámara de Representantes federal que indague en las prácticas de mercadeo y venta que UBS Financial Services utilizó en Puerto Rico y que pudieron ser la causa para las millonarias pérdidas que han experimentado miles de inversionistas locales.

En una carta del 21 de diciembre pasado, Velázquez escribió a Jeb Hensarling, solicitando que el comité que preside el congresista republicano por el distrito cinco de Texas comience a investigar por qué razón “miles de puertorriqueños perdieron sus ahorros de una vida después de que se les dijo que su dinero estaría seguro”.

Según Velázquez, la investigación congresional es necesaria, pues de ella depende “la integridad y el futuro del sector de inversiones en Puerto Rico”.

Velázquez escribió a Hensarling luego de que la cadena CNBC publicara un reportaje en el que se alega que ejecutivos de UBS en Puerto Rico y a nivel continental ocultaron los verdaderos riesgos de invertir en los fondos mutuos de la firma, a su vez invertidos mayoritariamente en bonos del gobierno.

“Si son ciertos, los reclamos de decepción, mal manejo y coerción destacados en artículo de CNBC son egregios, antiéticos y potencialmente ilegales”, reza la carta de Velázquez.

A principios de este año, Velázquez fue autora y logró que se aprobara legislación para que la Comisión de Bolsas y Valores (SEC, en inglés) comience a supervisar los llamados fondos mutuos locales, cuyas normas de inversión en activos y apalancamiento distan del estándar reglamentario del regulador bursátil federal, y por ende, según expertos, tienen niveles de riesgos más altos.

El Nuevo Día lleva al menos cuatro años reportando las malas prácticas en que, según la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF) y la Asociación para la Reglamentación de la Industria Financiera (Finra, en inglés), incurrieron firmas como UBS y otras como Santander Securities, que recientemente cerró operaciones. Esto a la hora de vender productos de inversión que no eran compatibles con los niveles de riesgo que podían manejar los clientes.

Hace un año, El Nuevo Día reveló la totalidad de un audio de una reunión en UBS, donde su principal corredor de inversiones, Ramón Almonte, que enfrenta cientos de querellas de sus clientes, explicaba a sus colegas qué hacer para convencer a las personas preocupadas por su dinero que no vendieran sus inversiones.

Asimismo, en mayo pasado, El Nuevo Día publicó múltiples correos electrónicos entre oficiales de UBS en Puerto Rico y Estados Unidos, del año 2011, y en los cuales se constata que la alta gerencia de la casa de inversiones en Nueva York conocía del riesgo que había con los fondos y bonos de Puerto Rico y que no se comunicó a los asesores financieros. También se reveló, que a pesar de conocer los problemas con la deuda de la isla y su efecto en las inversiones de los clientes, la firma quería aumentar sus ganancias promoviendo intensamente en la isla que sus clientes tomaran líneas de crédito garantizadas con tales productos de inversión.

En la carta, Velázquez pidió a Hensarling que indague el asunto a la mayor brevedad. Intentos de El Nuevo Día para obtener una reacción de representantes de UBS sobre el pedido de la pesquisa fueron infructuosas al cierre de esta edición.


💬Ver 0 comentarios