José Rafael Fernández, presidente y principal oficial ejecutivo. (GFR Media)

En lo que suponen las primeras expresiones del sector bancario del país, el equipo ejecutivo de Oriental Bank, expresó “desilusión, consternación y alarma” ante los actos de corrupción denunciados recientemente contra funcionarios del gobierno de Ricardo Rosselló, y también, por las revelaciones del polémico chat de Telegram en el que el mandatario tuvo participación junto a 11 de sus más allegados asesores.

En una misiva firmada por su presidente y principal oficial ejecutivo, José Rafael Fernández, la entidad bancaria se sumó al sentir del pueblo, y lamentó que todo este escándalo gubernamental se dé en momentos en que la economía del país comienza a dar signos de recuperación.

“Los eventos recientes tienen el potencial de desestabilizar dichos logros y la percepción de Puerto Rico dentro y fuera del país”, advierte Fernández en declaraciones escritas.

Este indicó que resulta indispensable que el liderato gubernamental, tanto a nivel Ejecutivo como Legislativo, “trabaje con premura para resolver esta crisis y le pueda devolver la calma y la estabilidad a todos los puertorriqueños”.

“A pesar de todo lo que viene ocurriendo en las últimas semanas, confiamos plenamente en el orden constitucional de nuestro país y en nuestra habilidad de salir de esta crisis tan penosa y desestabilizadora”, agregó.

El también vicepresidente de la Junta de Directores de OFG Bancorp, empresa matriz de Oriental, instó a la  ciudadanía a manifestar su indignación protestando, pero en calma, sin violencia y con respeto.  

A continuación, el mensaje íntegro de Fernández: 

"A nuestros clientes y amigos:

El equipo ejecutivo de Oriental, en nuestra capacidad personal y empresarial, se une al pueblo de Puerto Rico y desea expresar su desilusión, consternación y alarma por los alegados actos de corrupción gubernamental en las áreas claves de educación y salud, y la revelación de conversaciones indignas y ofensivas por parte del alto liderazgo ejecutivo del País.

La crisis generada por estos acontecimientos, inquietantes e inusitados, ocurre en momentos en que la economía de la Isla comenzaba a mostrar signos de rehabilitación, tras una década de contracción económica y el trágico embate hace casi dos años de los huracanes Irma y María. Los eventos recientes tienen el potencial de desestabilizar dichos logros y la percepción de Puerto Rico dentro y fuera del País.

Nos queda mucho por hacer en Puerto Rico para adelantar nuestra economía y el bienestar social de nuestra gente. Por ello, resulta indispensable que el liderato gubernamental, tanto a nivel ejecutivo como legislativo, trabaje con premura para resolver esta crisis y le pueda devolver la calma y la estabilidad a todos los puertorriqueños. A pesar de todo lo que viene ocurriendo en las últimas semanas, confiamos plenamente en el orden constitucional de nuestro País y en nuestra habilidad de salir de esta crisis tan penosa y desestabilizadora.

En Oriental creemos en nuestro pueblo y respetamos el derecho constitucional de nuestra ciudadanía a manifestar su indignación protestando, pero esperamos que dichas protestas se desarrollen con la calma, sin violencia y con el respeto que merece nuestro pueblo.

No obstante todos los retos que enfrenta nuestro Gobierno, todos los empleados de Oriental continuamos comprometidos en lograr nuestra misión de trabajar por el progreso de todos en Puerto Rico".


💬Ver 0 comentarios