El acuerdo de Oriental con Scotiabank supone una combinación de activos que convertiría a Oriental en el segundo conglomerado de Puerto Rico. (GFR Media)

El principal oficial Ejecutivo de OFG Bancorp (NYSE:OFG), José Rafael Fernández, indicó ayer que si bien la compra de los activos de The Bank of Nova Scotia (Scotiabank) en Puerto Rico e Islas Vírgenes estadounidenses le supondría ahorros por $35 millones, el plan del conglomerado financiero será mantener la totalidad de las sucursales de ambas instituciones.

De igual forma, Fernández indicó que entablarán conversaciones con la Reserva Federal de Nueva York, la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC, en inglés) y la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF) con la expectativa de presentar los méritos de la transacción para el sector financiero y la economía de la isla.

Ayer, Fernández y el principal oficial de Operaciones de OFG, Ganesh Kumar, ofrecieron a analistas y accionistas detalles de los próximos pasos que seguirá la matriz de Oriental Bank luego de llegar a un acuerdo definitivo para comprar los activos del banco canadiense en Puerto Rico e Islas Vírgenes estadounidenses.

“Siempre dijimos que utilizaríamos capital si se trataba de una transacción que apelara significativamente en términos financieros. Creemos que esta transacción lo es”, dijo Fernández.

El banquero destacó que el acuerdo sirve para allegar a Oriental una fuerza de ejecutivos y oficiales bancarios que trabajaban en una institución que luego de la consolidación de 2010, se había mantenido “neutral” en torno al apetito de crecer en Puerto Rico.

Pero del otro lado, agregó Fernández, el acuerdo supone una combinación de activos que ayuda a diversificar los activos de la institución que se convertiría en el segundo conglomerado de Puerto Rico. Según el banquero, con el pacto, la cartera de autos acrecería por unos $200 millones, la cartera de hipotecas representaría alrededor de 36% de los activos y los préstamos comerciales supondrían otro tercio. El acuerdo con Scotiabank implica además la adquisición de la entidad bancaria internacional.

Según Fernández y Kumar, si bien a futuro podría haber una reconfiguración de la red de sucursales, el objetivo es mantener las 56 sucursales que ambas instituciones operan en la actualidad, así como la red de cajeros automáticos que rondaría 460, en aras de servir a los clientes de ambas instituciones de la mejor manera posible.

Ayer, luego de conocerse la transacción, la acción de OFG alcanzó su nivel más alto en Wall Street en los pasados cinco años. Esto, al apreciar 14.3% en un solo día de tráfico y cerrar en $23.66. El salto bursátil significó al menos $150 millones para los accionistas de OFG partiendo del valor del título en el mercado accionario.

El desempeño de OFG sirvió para impulsar el Índice de Acciones de Puerto Rico (PRSI) que apreció casi 4% para cerrar en 3,553 unidades en relación al miércoles.


💬Ver 0 comentarios