Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Cuando Popular compró los activos de WesternBank, la FDIC acordaba vender los activos de los bancos fallidos aceptando compartir las pérdidas, pero también la posibilidad de recuperación, en una relación de 80% a 20%. (GFR Media) (semisquare-x3)
Cuando Popular compró los activos de WesternBank, la FDIC acordaba vender los activos de los bancos fallidos aceptando compartir las pérdidas, pero también la posibilidad de recuperación, en una relación de 80% a 20%. (GFR Media)

Cuando Popular Inc. (Nasdaq:BPOP) cierre sus libros al final de este mes para registrar las ganancias acumuladas en el segundo trimestre de este año, el conglomerado financiero podría registrar un beneficio adicional de $161.1 millones, luego de dar por terminado su contrato con la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC) por la compra de ciertos activos del fallido Westernbank.

Específicamente, la matriz de Banco Popular registraría unos $49.8 millones en ingresos netos como resultado de la cancelación del acuerdo de pérdida compartida que suscribió hace casi una década con la FDIC, tras adquirir los préstamos y otros activos del fallido banco mayagüezano.

Además, gracias a un acuerdo contributivo con el Departamento de Hacienda relacionado con los activos de Westernbank, Popular registrará en libros otros $111.4 millones en beneficios contributivos como resultado de un alza en el activo por impuestos diferido.

“Nos complace haber negociado satisfactoriamente la terminación temprana de nuestros acuerdos de pérdida compartida con la FDIC”, indicó en declaraciones escritas el principal oficial ejecutivo de la institución financiera, Ignacio Alvarez, al dar a conocer el final del contrato con la FDIC.

“Ahora, nos enfocamos en concretar los beneficios esperados de esta transacción, los cuales incluyen menos gastos operacionales, mayor flexibilidad para manejar estos activos y simplificar la divulgación financiera”, agregó Alvarez.

El fin del acuerdo con la FDIC se pactó el pasado 22 de mayo y, como parte de la disolución del pacto, Popular pagó a la FDIC unos $23.7 millones.

De acuerdo con el analista Glenn Manna, de la firma Keefe, Bruyette & Woods, el fin del acuerdo de pérdida compartida con la FDIC supondrá para los accionistas de la institución un rendimiento por acción de $1.58 para el primer trimestre de este año. Para Manna, según un escueto reporte publicado tras el anuncio de Popular, el título bancario podría cotizarse en unos $51. El pasado viernes, la acción de Popular se cotizaba en $46.05.

Según el acuerdo contributivo que Popular pactó con Hacienda, en junio de 2012, la institución bancaria tendría que tributar como ganancia de capital cualquier pago de principal que Popular reciba en exceso del dinero que pagó a la hora de comprar los activos de Westernbank.

A esos efectos, Popular pagará a Hacienda unos $48.9 millones en impuestos, pero a su vez, al terminar el acuerdo de pérdida de compartida con la FDIC, el acuerdo contributivo llega a su fin, lo que propicia que la institución reajuste la valoración de sus activos de impuestos diferidos, reflejando así el beneficio contributivo en libros.

La terminación de los acuerdos de pérdida compartida con la FDIC por la compra de ciertos activos del fallido Westernbank pone fin a un período de discrepancias entre el conglomerado financiero y el regulador. Esto porque hace aproximadamente tres años, Popular entró en un proceso de arbitraje con la FDIC, con la expectativa de recobrar su tajada de unos $249 millones en préstamos adquiridos de la fallida institución.

Sin embargo, en 2016, el proceso de arbitraje fue adverso a Popular, quien no prevaleció en su reclamo luego de vender a terceros varios de los préstamos cubiertos por el acuerdo. Entonces, Popular registró una pérdida de $115 millones tras el fallo adverso.


💬Ver 0 comentarios