(semisquare-x3)
El magnate Richard Branson fue uno de los conferenciantes del evento de Mastercard celebrado ayer en Miami. (Suministrada)

Miami - La región de Latinoamérica y el Caribe (LAC) tiene un importante obstáculo para tener participación plena en la economía digital: casi la mitad de su población adulta no tiene cuenta ni relación alguna con una institución financiera.

“Estoy impresionado con la cantidad de oportunidades que hay en Latinoamérica. Pero la inclusión financiera y digital son los dos principales retos”, planteó Carlo Enrico, presidente de Mastercard en la región, durante un aparte con periodistas en el foro de innovación que la empresa celebró en esta ciudad.

Enrico indicó que mientras en los países escandinavos el 95% de todas las transacciones son digitales y el promedio mundial es de 50%, “80% de las transacciones en Latinoamérica y el Caribe todavía son en efectivo”.

En gran medida, esto responde a que 46% de la población adulta de lAC no está en el sistema bancario de ninguna forma.

“Esto es un problema social, económico y también es una enorme oportunidad para todos los jugadores, y claro está, para Mastercard, para incluir a esa porción de la población”, expuso Enrico.

Explicó que todas las estadísticas confirman que las sociedades con alto uso de efectivo tienen mayor tendencia a sufrir corrupción y fallas graves en sus instituciones sociales.

Por ello, Jorge Arbesu, vicepresidente de ciberseguridad de Mastercard, recalcó que apoyar esfuerzos para promover la inclusión financiera es un componente esencial para adelantar la digitalización de las sociedades en la región.

“Toda revolución que hemos tenido antes ha tenido una ventaja geográfica”, observó. Como ejemplo, indicó que las economías se han beneficiado cuando sus territorios cuentan con los recursos, como minerales o metales, o las condiciones, como bahías para puertos.

Contrastó que en la era digital “todo lo que necesitas es una buena conexión a internet. Eso es todo”.

Pero los negocios de LAC no pueden llegar a su potencial si la mayoría de su clientela no tiene acceso a hacer pagos por internet, por móvil o siquiera presenciales a través de un método electrónico, sea tarjeta de crédito, de débito o billetera digital.

Por otro lado, los pagos por internet están encaminados a sobrepasar los pagos físicos, debido a su crecimiento exponencial. Tan solo en LAC, se proyecta que las ventas por internet se duplicarán de los $40,000 millones registrados en 2016 a $80,000 millones en 2019. A su vez, los consumidores en línea crecerán de 126 millones en 2016 a 156 millones.

Con la inclusión financiera y promover mayor confianza en los sistemas digitales, coexiste el reto de cómo establecer y confirmar la identidad de cada consumidor en el mundo digital, no solo en el presencial, indicó Patricio Hernández, vicepresidente de soluciones de seguridad de Mastercard en LAC.

Tanto es así que, según un estudio que realizó Mastercard este año entre 3,000 consumidores de Brasil, México y Colombia, 77% se expresaron “resignados” con que los robos de información ya son “la nueva normalidad”.

A esto Mastercard ha respondido con una plataforma de seguridad digital que cubre a los bancos, los consumidores y a los comerciantes y llaman Digital Secure Roadmap. La plataforma en continuo desarrollo apuesta a que las transacciones sean seguras a todos estos niveles, sin que su implementación sea una pesadilla para los usuarios. La misma combina autenticación, tokenización, confirmación biométrica de ser necesario y análisis de la conducta usual de los usuarios, desde dónde hacen sus compras, a dónde usualmente las envían, cómo utilizan el móvil y hasta a qué ritmo entran los datos.

El evento también contó con la participación de Richard Branson. El magnate impartió las lecciones aprendidas como fundador del conglomerado Virgin, que incluye operaciones de telecomunicaciones y gimnasios, hasta disqueras, un línea de cruceros, y Virgin Galactic, el cual busca hacer realidad el turismo espacial.


💬Ver 0 comentarios