El economista Mario Puchi reconoció que  cuando terminen los plazos concedidos tras el huracán María, la tasa de morosidad  podría aumentar a entre 6% y 6.5%. (GFR Media) (semisquare-x3)
El economista Mario Puchi reconoció que cuando terminen los plazos concedidos tras el huracán María, la tasa de morosidad podría aumentar a entre 6% y 6.5%. (GFR Media)

Las cooperativas de ahorro y crédito locales cerraron el año 2017 con un desempeño financiero sólido y activos que alcanzaron los $8,700 millones, pese a los retos que representó el huracán María.

Aunque a un ritmo menor que otros años, la cartera de préstamos también creció y totalizó $4,594 millones, mientras los préstamos incobrables bajaron.

“El año pasado fue positivo. Sostuvieron su crecimiento en la cartera de préstamos y mantuvieron los niveles de morosidad razonables, pese al huracán”, indicó el economista Mario Puchi, quien señaló que la morosidad fue de 5.61%. No obstante, reconoció que es probable que cuando terminen los plazos concedidos tras el huracán, la tasa de morosidad aumente a entre 6% y 6.5%.

Debido a que los préstamos morosos han bajado en los pasados cinco años, las cooperativas mantienen niveles de reservas para préstamos incobrables inferiores a los niveles de 2012, y en el 2017 separaron $124 millones, un 8% menos que hace cinco años.

Puchi destacó que, en comparación con los bancos comerciales, las cooperativas de ahorro y crédito han sido menos impactadas por la recesión; esto ya que los primeros han sufrido una caída en préstamos de 6.5% anual del año 2012 al 2017, mientras el sector cooperativo ha crecido, en promedio, 1.8% anual en ese periodo.

Además, en cuanto a la participación en el mercado, la banca comercial y las financieras también han perdido terreno, pues en el año 2006 cuando comenzó la recesión tenían un 38.6% de cuota respecto a la deuda de los consumidores y en el 2017 apenas tenían 25%. En contraste, ese mercado lo han ido atrayendo, sobre todo, las cooperativas federales -como Pentagon, Patelco o First Tech-, que en el 2006 tenían 1.2% de participación y el 2017 ya habían capturado el 9.8%; y las cooperativas locales que aumentaron su mercado de 18.5% a 20.5% en el mismo tiempo.

El economista destacó además que el consumidor se ahorra $85 millones anuales en gastos de intereses de préstamos personales -incluyendo tarjetas de crédito y préstamos de autos- al acudir a una cooperativa, en vez de un banco comercial.

A reestructurar

Pese a la solidez del sector cooperativo de ahorro y crédito, Puchi señaló que existe una veintena que debe reestructurarse. Esto, de acuerdo al más reciente informe de esa industria que realizó su firma de consultoría, y que evalúa y compara el desempeño de estas, según diversos indicadores financieros, para el año 2017.

“Del total de cooperativas, hemos identificado 17 que tienen que ir a reestructuración. Y en los primeros meses de este año subieron a 22, pero ya se han reestructurado dos, por lo quequedan 20”, aseveró el experto. Aunque no identificó cuáles son, dijo que la mayoría de las 22 tienen entre $50 millones y $100 millones en activos.

Explicó que la reestructuración debería ser mandatoria en la veintena de casos, ya que no tienen el capital requerido, tienen pérdidas acumuladas excesivamente altas o el menoscabo anual sobrepasa el 80%. Empero, aseguró que la situación es subsanable.

“El sistema tiene la capacidad de reestructurarse por sí mismo, siempre y cuando se tenga la voluntad de aceptar fusiones voluntarias y que el regulador actúe diligentemente con la fusión compulsoria”. Añadió que algo similar le ocurrió a las cooperativas federales en la isla, el regulador federal les dio un plazo para enderezar sus operaciones, y a las que incumplieron el plazo, las fusionó. De 32 que había antes, hoy quedan 12.


💬Ver 0 comentarios