Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
La abogada Natalia Colón, presidenta de Quédate con tu Casa, sostuvo que muchos de los que se acogieron a las moratorias no estaban bien asesorados o arrastraban deudas en ese momento. (Xavier J. Araújo Berríos)

Una de las secuelas del paso de los huracanes Irma y María por Puerto Rico puede muy bien ser un aumento en las ejecuciones de residencias como resultado de la dificultad que enfrentarán muchos consumidores para modificar sus hipotecas tras acogerse a las moratorias que ofrecieron entidades bancarias e hipotecarias.

La advertencia la hace la experta en este campo por su práctica legal dentro de la banca hipotecaria y su gestión como presidenta de la entidad “Quédate Con tu Casa”, la abogada Natalia Colón Díaz.

Su mensaje se resume en un llamado a los consumidores para que busquen orientación experta antes de enfrentar a los bancos.

El riesgo mayor, indica, lo enfrentan aquellos consumidores que ya tenían deudas hipotecarias antes de los huracanes y que se acogieron a las moratorias, sin tomar las debidas previsiones para enfrentar el pago cuando vencieran las mismas.

“Luego de María las moratorias automáticas son el pan nuestro de cada día. La realidad es que no había tal cosa como moratoria automática a nivel de hipotecas. Sí se dieron en otro tipo de productos de consumo, como tarjetas de crédito y pago de autos. En el caso de las hipotecas había que hacer el mismo análisis que se hace para modificación”, afirmó Colón Díaz en entrevista con El Nuevo Día.

Sostuvo que la mayoría de los que se acogieron a las moratorias no estaban conscientes de los términos y han terminado enfrentándose a que ahora tienen un atraso de tres meses que no saben cómo van a repagar. Eso, indicó, les coloca ante el potencial de exponerse al proceso de ejecución de hipoteca si el banco no les está proponiendo o aceptando una modificación a los términos del contrato.

Explicó que la moratoria es una alternativa para atender un problema temporero de disminución de ingreso y que hubo moratorias que fueron muy exitosas. “Las características de esa moratoria es un cliente que está al día, que es un préstamo no convencional, que es un préstamo de riesgo del propio banco”, indicó.

Recordó que, según estadísticas de la Asociación de Bancos, el 70% de las hipotecas en Puerto Rico están con alguno de los inversionistas bajo los programas conocidos como Fannie Mae, Freddie Mac, Rural, Veteranos y FHA. “Ellos, por reglamentación federal, tienen unas regulaciones bien específicas sobre cómo se modifica un préstamo”, señaló.

“La problemática grande que estamos viviendo, es con los préstamos que no son de esos inversionistas. Son los bancos hipotecarios y comerciales fuera de nuestra jurisdicción. Estos compraron hipotecas a descuento y contratan, de ordinario, a bancos locales para que le den servicio a sus hipotecas. El tema es que no hay comunicación directa, y entonces viene el banco que da el servicio a hacer el papel del malo. El consumidor no entiende eso hasta que está en litigio”, resaltó.

Alertó, por otra parte, que a estos consumidores la única alternativa que se les está ofreciendo es un plan de pago. Quiere eso decir que paga la hipoteca corriente más una cantidad adicional durante un plazo de tiempo.

Subrayó Colón Díaz que la modificación de hipoteca no es automática, ni para a todo tipo de préstamo. “Oriéntate, esa es mi consigna. Tienes que tener información correcta para tomar decisiones”, sostuvo.

“Es importante orientarse, tener a alguien que vele por sus intereses, no los del banco. Si usted quiere retener su hogar, tiene que tomar acción, no puede dejarlo a la voluntad de la parte que es la contraria suya”, insistió.

Para más información sobre esta iniciativa visita www.quedatecontucasa.com.


💬Ver 0 comentarios