Las nuevas regulaciones propuestas para las casas de empeño están contenidas en un proyecto de la Cámara de Representantes. (horizontal-x3)
Las nuevas regulaciones propuestas para las casas de empeño están contenidas en un proyecto de la Cámara de Representantes. (Archivo / GFR Media)

Nuevos requisitos para la apertura y operación de casas de empeño en el País, fueron apoyados hoy por la entidad que las regula, la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF), y por el portavoz de una de las principales empresas del ramo.

Las nuevas regulaciones están contenidas en un proyecto de la Cámara de Representantes, que hoy fue objeto de vistas públicas por la Comisión de Asuntos del Consumidor, Banca y Seguros de dicho cuerpo legislativo.

El titular de OCIF, George Joyner, apoyó los tres cambios que propone la legislación a la Ley 23 de 2011, según enmendada.

El principal ejecutivo de la La Familia Casa de Empeño y Joyería, David Ashe, endosó también las propuestas, aunque sometió cambios a las mismas.

Las enmiendas incluyen que ningún accionista o directivo de una empresa que opere una casa de empeño podrá haber sido convicto por fraude, en ninguna de sus modalidades, o por delitos contra la propiedad, entre otros.

Disponen también que el establecimiento deberá retener por al menos 30 días toda prenda que le haya sido empeñada o vendida, antes de proceder a su reventa.

La tercera propuesta es que la empresa tendrá que entregar a su dueño original, sin cobrar dinero alguno cualquier propiedad adquirida que se compruebe le fue robada.

Ashe apoyó las enmiendas con el argumento de que la industria favorece toda iniciativa que ayude a incrementar la percepción positiva del público hacia el sector.

Recalcó, sin embargo, que la industria está regulada por 14 leyes federales que los gobierna y otras dos estatales que, también les gobiernan.

En torno a los antecedentes de los accionistas o directivos de estas empresas, sugirió que se utilice el modelo de Florida, donde se establece un periodo de vencimiento de 10 años para aplicar dicho requisito.

Respaldó que se establezca un periodo para disponer de los artículos empeñados, pero propuso que se aplique el mismo que existe en la Ley que regula la disposición de joyería y metales preciosos, y que es de 20 días.

Afirmó, por otro lado, que la industria está altamente regulada en lo que respecta al manejo de piezas posiblemente hurtadas y que existen estrictos requisitos para controlar esa práctica.

Los mismos incluyen tomar las huelas digitales de toda persona que empeña o vende un artículo, requerirle una identificación oficial, que normalmente es la licencia de conducir o el pasaporte, e incluir una descripción completa de la apariencia de la persona en la documentación de la transacción. A ello se une, dijo, la grabación en las cámaras de seguridad que mantienen estas empresas.

Por otro lado, abundó, la Policía de Puerto Rico tiene hoy el poder de ordenar que se retenga cualquier artículo que se sospecha fue robado e impedir que se disponga del mismo.

Abundó Ashe que en los más de 110,000 préstamos o compras que realizó su empresa el pasado año, solo se registraron 12 casos de hurtos.

Propuso que se aplique aquí también la legislación de Florida, que requiere que la persona que reclama titularidad sobre un artículo, radique también una querella ante la Policía, que será la que investigue y certifique quien es el propietario.

Argumentó que dicha práctica busca evitar el fraude contra las casas de empeño de personas que podrían combinarse para empeñar un producto y luego el otro reclamar que es suyo, quedándose la empresa sin la prenda y sin el dinero.

También, indicó, sirve para forzar a personas que reclaman que el artículo empeñado les fue robado por un familiar, a que les radiquen cargos a estos para poder recuperar la mercancía.

Joyner, por su parte, reconoció que su oficina carece de los recursos y el personal para supervisar las 106 empresas y 225 sucursales de casas de empeño que existen en la Isla.


💬Ver 0 comentarios