Mitsubishi introdujo la rediseñada Outlander Sport 2019, su SUV compacto, al mercado local el pasado mes. (Suministrada)

La industria de vehículos nuevos cerró el mes de agosto con 8,236 unidades vendidas, marcando una reducción de 10% en comparación con el mismo periodo del año pasado debido a la merma en ventas de las marcas japonesas, que acaparan más de la mitad del mercado boricua.

Fueron marcas como Mazda, Infiniti y Toyota las que más sufrieron la mayor caída. En total, se vendieron 4,384 vehículos japoneses, lo que representó una reducción de 20% en comparación con agosto del 2018, según las estadísticas del Grupo Unido de Importadores de Autos (GUIA). El reporte demostró además que los sedanes continúan perdiendo terreno frente a los vehículos utilitarios (SUV).

“Hay una tendencia mundial de moverse de sedanes hacia SUV compactos porque puedes tener más espacio y seguridad a precios muy similares. Las tecnologías también hacen que las SUV rindan la gasolina casi igual a los sedanes medianos o grandes”, dijo el presidente de GUIA, Ricardo García, quien recoge el insumo de los importadores de casi el 96% de los vehículos en la isla.

De hecho, los números constatan que el mercado local sigue la misma tendencia. El segmento de los SUV, que ya es el segundo más popular, ha ganado gran parte del terreno perdido por otras categorías.

Al cabo de agosto, se habían vendido 31,616 SUV en Puerto Rico, representando un incremento de 8% de las 29,274 que se vendieron en el mismo periodo del 2018. Esto se debe a la popularidad de las SUV compactas, como la Honda CR-V y la Toyota RAV4, que han registrado un crecimiento de dobles dígitos por los últimos ocho meses.

Aunque el margen de diferencia en ventas entre el 2018 y 2019 para el segmento de SUV se vuelve cada mes más pequeño, este sigue siendo la única categoría del mercado local que ha registrado mejores números este año.

Sin embargo, la merma en ventas de los SUV más grandes ha desacelerado el crecimiento del segmento a dobles dígitos, durante los primeros seis meses del año, hasta solo un 8% al cerrar agosto.

Esto, explicó García, se debe a que los consumidores boricuas se han enfocado en el segmento económico de los SUV, a diferencia de sus homólogos estadounidenses que buscan las SUV y pickups más grandes.

En general, la industria puertorriqueña de vehículos nuevos cerró el mes de agosto con una merma de 1.3% en ventas al comparar lo que va del año con el mismo periodo del 2018.


💬Ver 0 comentarios