Ciudadanos viajan desde pueblos lejanos con tal de obtener generadores (horizontal-x3)
Frente al negocio Planet Honda, en la avenida 65 de Infantería, en San Juan, una treintena de personas aguantaba sol y lluvia. (Rut N. Tellado Domenech)

La falta de electricidad que dejó a su paso por la isla el huracán María ha disparado la demanda por generadores.

Ciudadanos de pueblos como San Lorenzo, Peñuelas, Cidra y Patillas se sumaron a largas filas frente a tiendas de San Juan con tal de conseguir una planta eléctrica para por lo menos energizar la nevera. 

“No hay plantas en más ningún sitio”, lamentó Glisette Meléndez, de 54 años y residente de San Lorenzo, quien llevaba media hora en fila para entrar al negocio Power Sports en la avenida De Diego, en San Juan.

“Estoy buscando una planta de 4,000 watts para arriba, y a buen precio, que por lo menos prenda la nevera y la máquina terapia respiratoria”, contó la mujer, quien no esperaba que hubiese tanta gente en la tienda. “Pensábamos que ya todos tenían su planta menos nosotros”.

En esa misma cola, José Rodríguez, de 44 años y vecino de Peñuelas, indicó que por el área sur no se consiguen generadores porque la mayoría de los negocios que los venden permanecen cerrados desde el paso del ciclón.

“Busco algo sencillo para prender la nevera; uno se acostumbra a lo demás”, expresó, sin esperanza alguna de que el servicio de electricidad se restableciera pronto.

A su lado, Saddy Rodríguez, de 75 años y residente de Cidra, contó que fue a comprar una planta eléctrica porque recientemente le robaron la que tenía en su casa. “Llevaba diez años con ella y solo la había usado dos veces”, lamentó sobre el generador de diésel que perdió por causa de los cacos.

“Ahora estoy buscando cualquier cosa para poner la nevera a trabajar. No se puede seguir gastando $6 diarios en hielo, ni hacer esas filas”, manifestó.

Frente al negocio Planet Honda, en la avenida 65 de Infantería, en San Juan, otra treintena de personas aguantaba sol y lluvia con tal de entrar y obtener el ansiado generador. Una de ellas lo era Evelyn Rivera, de 57 años y vecina de Patillas. “Llevo como hora y media en fila, pero se está moviendo bastante rápido”, afirmó con optimismo. “Vine hasta aquí porque es el único lugar donde me dijeron que hay plantas. Estoy buscando la más económica, pues no contaba con este gasto, para por lo menos prender la nevera y un abanico para combatir el calor”.

Los gerentes de ambas tiendas coincidieron en que la demanda por generadores eléctricos ha aumentado exponencialmente desde el azote del temporal. La venta de generadores comenzó el sábado pasado, cuando vendimos unos 220”, informó Julio Ramírez, gerente general de Planet Honda.

“En un mes bueno, de generadores se venden unas 100 unidades, o unos cinco por día”, contrastó.

Indicó que antes, normalmente recibía un máximo de 40 personas en la tienda, mientras que desde que reabrió después del huracán María puede recibir 400 clientes diarios.

Mientras, Kelvin Alvarado, gerente de Power Sports, informó que desde el sábado después del paso del temporal, día en que reabrió el establecimiento, se están vendiendo unas 400 plantas eléctricas diarias.

“Desde (el huracán) Irma se ve un incremento cada día, esto no para”, sostuvo Alvarado. Apuntó que las de mayor demanda son las portátiles para residencias.

“Cada día vienen sobre 500 personas, todas en busca de plantas y solicitudes de servicio”, indicó.

Por su parte, David Rosario, ingeniero consultor y vendedor de la cadena de efectos de electricidad Roger Electric, sostuvo que “una cantidad enorme de electricistas que vienen a comprar lo necesario para montar generadores residenciales, comerciales e industriales”.

Ante la gran demanda, anticipó que además de las plantas comerciales e industriales que vende la empresa, espera contar próximamente con generadores de gas propano como para residencias y negocios pequeños.


💬Ver 0 comentarios