Una clienta carga con un televisor de 65 pulgadas hacia la caja registradora. (Gabriella Báez / Especial GFR Media) (horizontal-x3)
Una clienta carga con un televisor de 65 pulgadas hacia la caja registradora. (Gabriella Báez / Especial GFR Media)

A las 5:01 p.m. de hoy, Día de Acción de Gracias, entró el primer grupo de 20 clientes a la tienda Walmart del Plaza del Sol en Bayamón, con una calma que contrastó las Ventas del Madrugador en años pasados.

Afuera, un mar de gente aguardaba en una fila que serpenteaba el enorme predio del estacionamiento, desde la entrada de la tienda hasta el próximo acceso al centro comercial.

En esta ocasión Walmart repitió su estrategia de desplegar personal de seguridad por toda la fila, instalar verjas temporeras de cyclone fence y colocar vallas para guiar a la multitud y evitar accesos no autorizados. También usó la técnica de que altavoces repitieran las reglas e instrucciones de la jornada de compras, como que solo se aceptaría una fila, preferencia para embarazadas o personas con necesidades especiales; y que no se tolerarían empujones ni acceder corriendo.

Una vez adentro, la mayoría de los clientes identificaban las filas especiales para comprar consolas de juegos con descuento, computadoras portátiles y videojuegos.

“Vengo a buscar una TV y la PlayStation, pero tengo que hacer esta fila primero porque se acaban”, expresó Nilsa Rivera mientras se acercaba a la asociada de Walmart que le daría un boleto que la autorizaba a buscar la anhelada consola en el área de jardinería.

La extraña ubicación de este electrónico responde a que la gerencia de Walmart movió en puntos alejados uno del otro lo que consideran artículos de alta demanda, a fin de evitar que se ataponara el tráfico en toda la tienda, explicaron asociados a los clientes que preguntaron.

En esta ocasión, los televisores – con especiales hasta en modelos de 65 pulgadas con marcas reconocidas – mantuvieron su popularidad entre los clientes, pero sin desespero alguno, porque había nutrido inventario, observó endi.com.

A pesar de que este año no está en el mercado la juguetería Toys ‘R Us y que Walmart se surtió con abundancia de juguetes, en la primera hora y media de la venta muy pocos consumidores llenaron sus carritos con esos artículos. Solo la ‘hoverboard’ y un modelo básico de drone se movieron desde el principio. Más tarde aumentó el movimiento de bicicletas para niños, teresinas y muñecas Moana y Rapunzel.

Los juegos de cama y los electrodomésticos pequeños repitieron como artículos más populares entre la clientela femenina.

Al filo de las 7:00 p.m., todavía quedaban fácilmente 400 personas en el exterior esperando pacientemente a su turno mientras los altavoces repetían una y otra vez las instrucciones a seguir. 


💬Ver 0 comentarios