Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
González Boothby sostuvo que incluso la Administración federal de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA, por sus siglas en inglés) ha reconocido que la pobre calidad del aire interior puede ser perjudicial para la salud de los trabajadores. (Ismael Fernández Reyes)

Una manera de saber si el aire interno en su lugar de trabajo tiene problemas es notar que los  viernes,  muchos empleados se van a sus casas sintiéndose enfermos pero al regresar lunes están recuperados, repitiéndose el ciclo todas las semanas.

La productividad de una empresa pudiera verse afectada por la calidad del aire interior, sostuvo Carlos González Boothby, presidente de Indoor Environmental Consultants, (IEC).

“Alrededor de un 90% de los gastos operacionales de un negocio están ligados al costo de la fuerza laboral; correspondientes a salarios, y beneficios. Por esto, la productividad del empleado o cualquier factor que afecte la misma, es un impacto directo en los gastos de la empresa y su progreso”, afirmó González Boothby experto en calidad de aire interior. 

Explicó que la calidad del ambiente interior se define como  el conjunto de elementos físicos, químicos, biológicos, sociales y culturales que rodean a una persona en el interior de un espacio de trabajo. La concepción de este ambiente debe ser tal que los elementos mencionados no interfieran con la salud de la persona ni su capacidad de trabajo. Según González Boothby se han dado casos de empleados aquejados por alergias vinculadas al perfume que usa el vecino de cubículo. Según una búsqueda en internet, a mediados de la década pasada  una empleada de la ciudad de  Detroit recibió una compensación de sobre $100,000 porque su patrono no tomó medidas para relocalizarla ante la alergia que presentaba por el perfume que usaba una colega. Unos años antes un jurado en Detroit falló a favor de un locutor de radio que pidió protección por el perfume de una empleada de la estación. La compensación fue de $814,000.

González Boothby sostuvo que incluso la Administración federal de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA, por sus siglas en inglés) ha reconocido que la pobre calidad del aire interior puede ser perjudicial para la salud de los trabajadores. “Por eso es obligación del patrono proveer a sus empleados un lugar de trabajo libre de riesgos reconocibles”, afirmó. Informó que la agencia local contraparte de OSHA, PR-OSHA, ha reportado que la queja mayor de los empleados es relacionada con la calidad de aire interior seguida por quejas sobre ergonomía.

El caso más cercano a la realidad local es el de epidemia de influenza. “Por ejemplo, el virus de influenza puede durar activo en una superficie de alto contacto de 2-8 horas; puede ser expulsado al toser o estornudar por una persona que aún no sabe que es portadora del mismo y contaminar el aire y/o las superficies;  lo cual hace imprescindible el saneamiento y descontaminación del aire interior y las superficies de alto contacto”, expresó el experto en Saneamiento de Interiores.

Además está el Síndrome del Edificio Enfermo. Este es el conjunto de síntomas diversos que presentan los ocupantes de un edificio y que formulan quejas referentes a su saluden una proporción superior al 20%, que en general, no van acompañados de ninguna lesión orgánica o signo físico. En un edificio enfermo “los trabajadores pueden experimentar una sintomatología muy variada sufriendo irritación de las mucosas de la nariz, la garganta y los ojos, nauseas, vértigos, sensación de fatiga y una elevada incidencia de infecciones respiratorias”. Dijo que se estima que en Estados Unidos  se pierden unos $60,000 millones por gastos asociados a problemas que surgen por edificios enfermos.

IEC se ha especializado en resolver estos escenarios laborales y desde su inicio en el 2008 ha tenido un crecimiento sostenido de entre 10 a 15%, y continúa con una visión de crecimiento en la Isla y el Caribe.  Previo al 2008 operaba como Indoor Environmental Care. Al presente cuentan con 5 empleados a tiempo completo, y un banco de 15 empleados a tiempo parcial.

Explicó que sus trabajos de “descontaminación” de áreas se ofrecen cuando la plantilla laboral no está presente, es decir, de noche, en días feriados o  fines de semana. Además la firma ofrece servicios de evaluación, consultoría y servicios de limpieza descontaminante, que cumpla efectivamente con los protocolos de prevención de contagio indirecto; determine el nivel de contaminación en áreas de alto riesgo y si la planta física padece del Síndrome del Edificio Enfermo. Cuentan con aparatos de alta tecnología, que se calibran anualmente, y con equipos capaces de descontaminar computadoras, teclados, entre otros artefactos electrónicos, mediante una técnica de “dry mist” que no daña los equipos.

En enero del 2012, IEC abrió la división de servicios de remediación de problemas relacionados la Calidad de Aire Interior, la cual ha logrado un crecimiento sostenido de entre un 35% a 45% cada año. IEC ha realizado proyectos en Brasil, Estados Unidos, Panamá, República Dominicana, Colombia, México, St. Kitts, Islas Vírgenes americanas y británicas.


💬Ver 0 comentarios