Un hombre observa los estantes en el supermercado. (GFR Media) (horizontal-x3)
Un hombre observa los estantes en el supermercado. (GFR Media)

Aunque inmediatamente después del paso de los huracanes Irma y María, el consumidor aumentó la frecuencia semanal de visitas a los supermercados, ya las ha normalizado y todo apunta a que este año ha reducido su gasto mensual en supermercados y tiendas de membresía.

Así se desprende del más reciente informe de Radiografía del Consumidor, realizado por la firma IPSOS y encomendado por la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA).

En la edición de 2018 se señala que durante la emergencia el consumidor visitaba, en promedio, 11 veces por semana los supermercados, lo que implica que iba más de una vez al día, además visitaba casi a diario las panaderías, así como cuatro veces por semana compraba alimentos en las gasolineras y dos veces a la semana hacía lo propio en las farmacias.

De igual forma, la gente aumentó la frecuencia de compra de alimentos preparados a casi cuatro veces a la semana durante la emergencia post María -antes del huracán era dos veces-, debido a que el 86% no podía cocinar en el hogar porque no tenía electricidad, un 20% carecía de agua potable y 20% no podía mantener alimentos refrigerados por falta de energía eléctrica.

No obstante, pasados los primeros cinco meses de la emergencia, el consumidor redujo la frecuencia de visitas al supermercado a poco menos de cinco veces al mes. De igual forma, la visita a las tiendas de membresía ha disminuido un poco con relación al año pasado y se mantiene al mismo nivel de 2016. De 1.02 veces al mes en el 2017 a 0.85 mensual en 2018.

Por el contrario, la visitas a las farmacias y a las gasolineras para comprar alimentos se ha disparado en el 2018. En el caso de las farmacias, más que se duplicó la frecuencia del año pasado y es superior que en 2016. Y en el caso de las gasolineras casi se ha cuatriplicado la frecuencia de visitas para adquirir alimentos. No obstante, los supermercados siguen siendo el canal principal para el consumidor a la hora de comprar alimentos.

“Radiografía nos muestra este año un consumidor diferente al que habíamos visto en los últimos tres años. Un consumidor que pasó por un proceso de transformación que lo llevó a cambiar sus intereses y prioridades”, comentó RickyCastro, presidente de MIDA.

La encuesta -realizada entre los meses de marzo y abril de 2018 a 1,351 consumidores en todo Puerto Rico- centró parte de su estudio en conocer detalladamente las acciones y comportamientos del consumidor después de María, más allá del tema de los alimentos.

Con relación a cuán preparado se encuentra el consumidor de cara a la nueva temporada de huracanes, un 71% de los entrevistados confirma estar preparándose previo al inicio de la temporada de huracanes en comparación a un 42% que dijo haberse preparado antes del impacto de los huracanes en el 2017.

Otro dato revelador es que un 17% de los encuestados aseguró que estaría dispuesto a abandonar el país de volver a ocurrir otro evento catastrófico de la magnitud de María. Esto representa aproximadamente medio millón de puertorriqueños.

“Este dato es sumamente alarmante, ya que significaría una baja significativa en la población que puede agravar aún más la situación migratoria de Puerto Rico” indicó Manuel Reyes, vicepresidente ejecutivo de MIDA.

Los hallazgos completos de Radiografía del Consumidor se darán a conocer el jueves, 28 de junio durante la convención anual de MIDA, que se celebrará este año en el Centro de Convenciones de Puerto Rico.


💬Ver 0 comentarios