Michael Pierluisi, secretario de Asuntos del Consumidor. (horizontal-x3)
Michael Pierluisi, secretario de Asuntos del Consumidor. (Archivo / GFR Media)

Los comerciantes que insistan en inflar precios de artículos de primera necesidad y violar otras órdenes del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO) se exponen no solo a multas, sino también a cargos criminales, advirtió ayer el jefe de la agencia, Michael Pierluisi.

Según el secretario, los referidos al Departamento de Justicia serían por violar la Ley de Suministros, que establece que quienes violan órdenes de precio del DACO cometen delito menos grave, castigable incluso con pena de hasta un año de cárcel en la primera ofensa y hasta dos años en caso de reincidencia.

Además, Pierluisi recalcó que los infractores que abusen de los consumidores en estos tiempos de emergencia no quedarán en el anonimato, sino que serán identificados en un informe especial.

Para la fiscalización, celebró contar con más botas en el terreno, al contar con refuerzos de personal del Departamento de Hacienda y muchos ojos en las redes sociales.

“Todas las quejas que se reciben personalmente, por las redes o teléfono, se investigan. Hemos solicitado a los propios consumidores que utilicen las redes para someter sus denuncias y sirvan como inspectores”, aseguró Pierluisi.

“Esto es una situación de emergencia y se está atendiendo como tal”, subrayó.

Destacó, además, que se agregó al portal status.pr la opción de someter denuncias contra comerciantes, además de que los consumidores pueden hacerlo en las cuentas oficiales de DACO en internet, en persona, por la línea telefónica 3-1-1 o guardando la evidencia para someterla en una fecha posterior.

Ahora, sobre la abundancia de fotos con las que usuarios de redes sociales denuncian aparentes violaciones a órdenes de DACO, como cajas de 24 botellas de agua de 20 onzas a $10.49 y $13.99, Pierluisi fue más cauteloso.

“No todo lo que se denuncia en las redes es una violación. Muchas veces se trata de precios distintos de marcas diferentes de un producto en particular. Por ejemplo, botellas de agua. Al comerciante le queda únicamente la marca cara y es el que tiene para la venta. Si el precio no ha variado desde que se emitió la orden, está en cumplimiento”, expuso como ejemplo hipotético sobre este artículo vital.

En las órdenes vigentes de congelación de precios se incluyen artículos de primera necesidad como alimentos enlatados, comida para bebés, insecticidas, repelentes en todas sus formas, jabones, artículos de desinfección, detergentes, cloro, guantes de vinil y una diversidad de medicamentos sin receta (como antihistamínicos y analgésicos) y de uso tópico.

También cubre bienes y servicios para obtener energía y almacenar agua, como placas solares, cisternas, recipientes para gasolina, baterías de respaldo, instalación y reparación de todos los equipos de esta índole.


💬Ver 0 comentarios