Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Vital el factor humano para la ciberseguridad (horizontal-x3)
El internet de las cosas es uno de los blancos de ataque para los “hackers”. (Shutterstock)

Tres pilares: tecnología, procesos y personas, son vitales para mantener un entorno de ciberseguridad en cualquier negocio, más aún en empresas de seguros que manejan tantos datos “apetecibles” para los criminales.

Así resumió Larry L. Llirán, director general de Precelusus Consulting, la receta para minimizar los riesgos de caer víctima de robos de datos, incursiones no autorizadas y secuestro de sistemas (“ransomware”), entre otras modalidades.

Llirán fue uno de los recursos que capacitaron ayer a unos 30 profesionales de seguros sobre la ciberseguridad y detección de fraude en esta industria.

“Puedes tener toda la tecnología del mundo y personal monitoreando el sistema, pero si tienes empleados que no están debidamente entrenados para tener esa suspicacia de seguridad…” , ofreció como ejemplo de cómo un mero clic en un email malicioso, pero diseñado para parecer fidedigno, puede desatar serios problemas y pérdidas.

“Tienen que funcionar los tres pilares a la vez. Y tienen que revisarse continuamente, porque los riesgos cambian, las personas cambian, los negocios cambian”, enfatizó.

Lliram levantó bandera también sobre las vulnerabilidades en el internet de las cosas porque, a medida que más artículos se pueden conectar de forma autónoma a internet, más puertas se abren a los ciberintrusos.

En la actualidad, ya ha habido casos con monitores de bebés, cámaras de seguridad, rótulos electrónicos y autos.

Por su parte, el fiscal Rafael Sosa Arvelo, director de la Unidad Investigativa de Crímenes Cibernéticos del Departamento de Justicia, alertó que han “detectado mayor actividad criminal aquí en Puerto Rico, porque según las herramientas se convierten más accesibles, cualquier persona con interés de hacer un robo de datos lo hace con mayor facilidad”.

Por ello, indicó que Justicia está en una campaña de orientación porque los delitos cibernéticos “se han disparado desde 2010”.

“Nuestro Código Penal es robusto y atiende múltiples modalidades de crímenes cibernéticos”, indicó tras aclarar que las penas por estos delitos van de tres a 15 años de cárcel.

El taller formó parte de las iniciativas educativas de la Asociación de Compañías de Seguros de Puerto Rico (Acodese).


💬Ver 0 comentarios