Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (semisquare-x3)
Buscando explicar el propósito de este movimiento, un emocionado López-Lay aclaró que #yonomequito no se trata de una campaña publicitaria. (André Kang)

El empresario puertorriqueño Carlos López-Lay utilizó hoy el ímpetu y la fuerza que le caracteriza para defender apasionadamente el movimiento #yonomequito, que por los pasados días a copado la discusión entre los seguidores de las redes sociales, quienes se han volcado su atención en ello, ya sea para apoyarlo o criticarlo.

Buscando explicar el propósito de este movimiento, un emocionado López-Lay aclaró que #yonomequito no se trata de una campaña publicitaria o un esfuerzo individual para impulsar un beneficio propio, ni mucho menos para menospreciar a los que han migrado de  Puerto Rico, como se ha querido insinuar.

Aclaró que #yonomequito se trata de un movimiento de  acción real que busca involucrar a todos los puertorriqueños,  donde quiera que estén,  con el fin de inspirar y crear un mejor Puerto Rico para  futuras generaciones.

“Lo que está pasando en Puerto Rico (en referencia a la crisis social y económica), ha hecho que mucha gente se quite y no quiera seguir luchando. Yo no puedo permitir eso. Yo no puedo dejarle a mis hijos un Puerto Rico peor de lo que está y de eso se trata #yonomequito. De construir un movimiento que construya e inspire”, subrayó  el propietario de la distribuidora de  autos Bella Group.

“#yonomequito es un movimiento para todo aquel que quiera realmente aportar y ayudar a nuestra Isla a salir adelante. Vamos a motivar, vamos a inspirar y vamos a hacer de Puerto Rico un mejor país; dentro o fuera de la Isla, nacido en Puerto Rico o puertorriqueño por adopción”, reclamó.

Si bien es cierto que el movimiento comenzó con un enfoque interno para motivar a sus empleados y amigos,  su repique fue tan fuerte que el mensaje trascendió a otras esferas siendo adoptado por otras personas y empresas que se sumaron voluntariamente a la iniciativa. Al punto de que en cuestión de dos semanas la frase copó las redes sociales y se difundió a través de toda la Isla en vallas publicitarias y paradas de autobuses.

“Yo no he puesto ni un solo centavo en vallas o rótulos. #yonomequito está en estos medios porque los dueños de esas empresas voluntariamente han querido unirse al movimiento”, aclaró, al indicar que en lo único que ha invertido es en el tiempo que le ha quitado a su negocio para impulsar el movimiento y en las cientos de camisas que ha mandado a hacer que tienen la  frase impresa #yonomequito.

Con la meta de que el movimiento trascienda, dijo que creó la Fundación #yonomequito,  cuyo propósito será ayudar y beneficiar a esas personas que están luchando por no quitarse a través  de charlas y conversatorios de la mano de personas que han logrado triunfar ante la adversidad, para llevar su mensaje. La Fundación estará encaminada en su primera etapa a trabajar con jóvenes y adultos para que puedan aprender a capitalizar oportunidades, a ser mejores de lo que pensaron que podían ser y a adquirir fortaleza y convencimiento de que pueden sobrepasar los retos y obstáculos que se les presenten.

“Deseábamos generar conversación y lo logramos, ahora que todos están sintonizados, vamos a destacar historias positivas, vamos inspirar a no darse por vencido, a seguir adelante, a buscar oportunidades donde los otros ven problemas; sabemos que estamos pasando momentos difíciles en Puerto Rico, pero también hay miles de historias, miles de cosas buenas pasando a nuestro alrededor que no reconocemos en medio de tanta noticia negativa”, concluyó Lopez-Lay.

A los que han criticado su esfuerzo y malentendido sus intenciones, les pidió que abrieran sus mentes y se sumaran al esfuerzo, y  dijo, “#yonomequito no tiene que ver con dónde estoy, ni tiene que ver con lo que tengo. Es qué hago con lo que tengo, dónde estoy”.


💬Ver 0 comentarios