(semisquare-x3)
Por años, MIDA ha denunciado que las tiendas en bases militares son foco de evasión, ya que los usuarios compran en exceso de las cuotas y revenden la mercancía a comercios inescrupulosos. (GFR Media)

En momentos en que el Departamento de Hacienda busca allegar más fondos al erario y ampliar a su vez la base contributiva, la dependencia trabaja junto al Fideicomiso Institucional de la Guardia Nacional (Figna) en un nuevo reglamento para la operación de las tiendas militares.

En Puerto Rico hay 10 National Guard Exchange (NGX), conocidas comúnmente como tiendas militares, en la cuales acuden a comprar mercancía libre de impuestos casi 10,000 miembros de la Guardia Nacional, así como decenas de miles de veteranos retirados, policías y bomberos.

En total, son más de 100,000 los ciudadanos que tienen el beneficio de comprar en estos establecimientos en los que no se paga el Impuesto de Ventas y Uso (IVU). Allí venden ropa, electrodomésticos, prendas, herramientas, artículos para el hogar, bebidas alcohólicas, cigarrillos, y enlatados.

En el caso de bomberos y policías, estos pueden adquirir mercancía en las NGX, pero no así cigarrillos o bebidas alcohólicas, indicó Paul Dahlen, portavoz de Figna.

Cuestionado sobre por qué se está cambiando el reglamento, Dahlen dijo que el cuatrienio pasado la Oficina del Contralor recomendó que se actualizara, ya que está vigente desde el 1992. Se propuso, que el nuevo reglamento se trabajara en conjunto con el Departamento de Hacienda.

“Hacienda no le ha puesto garras al reglamento como pidió MIDA”, lamentó, por su parte, Rafael O’Ferrall, presidente de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA). Agregó que los cambios son “mínimos” entre el actual reglamento y el propuesto.

Por años, MIDA ha levantado su voz para que no se permita comprar en estas tiendas a empleados ni funcionarios de agencias de seguridad local. Además, ha dicho que las tiendas en bases militares -que son distintas a las de Figna- son foco de evasión, ya que los usuarios compran en exceso de las cuotas y revenden la mercancía a comercios inescrupulosos.

Dahlen indicó que uno de los cambios principales del nuevo reglamento es que Figna y la secretaria de Hacienda trabajarán en coordinación para determinar las cuotas máximas de cada uno de los artículos exentos de impuestos que los usuarios autorizados podrán adquirir en las NGX.

Según el borrador de reglamento, esas cuotas máximas las determinarán Figna y el secretario de Hacienda, no más tarde de seis meses de que entre en vigor el reglamento, y las divulgarán en una publicación oficial conjunta.

El reglamento actual establece que las cuotas mensuales por usuario son: ocho cajasde cervezas, 24 botellas de vino, 12 botellas de otros licores y 10 cartones de cigarrillos.

Para tener acceso a este beneficio, los miembros de la Guardia Nacional y veteranos deben pagar una cuota mensual a Figna de $5. Dahlen dijo que las ganancias de lo vendido van a Figna, y revierte en beneficios a los socios.

El operador de las NGX en la isla es Castro Business Enterprise, compañía propiedad de Ricky Castro, expresidente de MIDA.

La economista Heidie Calero realizó un estudio en el 2008 relacionado al impacto de las ventas de cigarrillos y bebidas alcohólicas en las tiendas militares y el mismo arrojó que Hacienda dejó de recibir $59.5 millones en recaudos fiscales en el año 2007, incluyendo IVU y arbitrios. Esa cifra se calculó con una tasa de IVU de 7%, y no de 11.5% como es ahora.

Al cierre de esta edición, Hacienda no había contestado la petición de entrevista que le hizo este diario para que explicara cuánto dejará de recibir el fisco, cuáles serán las cuotas máximas que establecerán y si tomará medidas para evitar la reventa ilegal de mercancía en las bases militares.


💬Ver 0 comentarios