TOTE Maritime alcanzó 87% de productividad en sus operaciones el lunes pasado. (horizontal-x3)
TOTE Maritime alcanzó 87% de productividad en sus operaciones el lunes pasado. (Alex Figueroa Cancel)

Las dos principales navieras que sirven el mercado de Puerto Rico, TOTE Maritime y Crowley, aseguran ha mejorado el manejo de sus respectivas operaciones en el puerto de San Juan, luego de que el paso del huracán María desarticulara la cadena de suplidos del territorio estadounidense.

En comunicaciones separadas, TOTE y Crowley indicaron que en los próximos días continuarán atracando en los muelles sanjuaneros sus respectivas embarcaciones, las que traerán, en conjunto, aproximadamente 5,000 contenedores con víveres y otros bienes.

En el caso de TOTE, la naviera indicó que este pasado lunes, se alcanzó 87% de productividad en sus operaciones gestionando solo, en ese día, sobre 330 cargas de ayuda y bienes de todo tipo.

“TOTE está manejando las necesidades logísticas de los contenedores comprados por el gobierno y los bienes de ayuda que se envían de varias organizaciones sin fines de lucro y otros en los Estados Unidos”, indicó la naviera, al señalar que trabaja en conjunto con el Departamento de Seguridad Interna federal, la Cruz Roja Americana, la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés).

“Estoy agradecido del trabajo extraordinario que han realizado nuestros equipos en San Juan, Jacksonville y otras partes del país”, indicó en declaraciones escritas, en principal oficial ejecutivo de Crowley, Tom Crowley.

“Mientras el trabajo de respuesta a la emergencia continúa, no es demasiado pronto para comenzar a enfocarnos en cómo las necesidades de Puerto Rico se atenderán el largo plazo”, agregó Crowley. “Esperamos trabajar como una coalición con el gobierno y la comunidad de negocios para ayudar a que Puerto Rico se reconstruya y que se levante más fuerte que nunca”.

Desde la embestida del huracán María, TOTE ha transportado a la isla unos 5,200 contenedores, cargo que según indicó la naviera, se ha despachado luego de que la empresa estableciera un servicio de coordinación de transporte terrestre, lo que forma parte de los servicios de la compañía de transporte marítimo.

Mientras, Crowley asegura ha transportado a la Isla sobre 6,500 contenedores con víveres, artículos de consumo, así como los suministros ordenados por FEMA para atender el desastre que causó el huracán María.

“Cuando consideras que muchas personas lo perdieron todo como resultado del huracán, toda la carga es ayuda, sea que provenga de FEMA, un comercio o un supermercado”, indicó por su parte, José “Pache” Ayala, vicepresidente, de las operaciones de Crowley en Puerto Rico.

Crowley fue la naviera que contrató FEMA como su principal operador de transporte marítimo y terrestre en la isla.

“A través de nuestra operación de logística, almacenamos los bienes en nuestro centro de distribución en Guaynabo y los despachamos cuando se necesitan”, explicó por su parte Ayesha Diaz, gerente general de la unidadlogística de Crowley y que también está asistiendo con el levantamiento de carga aérea.

La red de transporte terrestre de Crowley cuenta con unos 375 camiones en la Isla y al presente, acarrea bienes, principalmente, a los centros de distribución de FEMA en Ceiba, Aguadilla y el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín.

Duplicado el volumen de carga

Tras el paso del huracán María, el puerto de San Juan permaneció cerrado por unos tres días afectando las rutas a Puerto Rico.

En el caso de Crowley, pero también de las demás navieras y compañías de transporte, la demanda por bienes para compensar el desastre ha tenido el efecto de prácticamente duplicar la carga que gestionan las navieras. Esto, a su vez, supone un volumen atípico luego de que por años, las redes de transporte y distribución en Puerto Rico estuvieran en modo de contracción a raíz de la crisis económica que arrastra la isla hace unos 12 años.

Luego del paso del huracán, aunque decenas de supermercados han reabierto limitadamente sus puertas, escasean múltiples alimentos, así como bienes indispensables para un país sin electricidad como serían linternas, baterías e incluso, tanques compactos de gas propano. También escasean bienes críticos para la reconstrucción como madera y receptáculos y otras piezas para trabajos eléctricos. Esto, ante la avalancha de ciudadanos haciéndose de generadores eléctricos para hacer contrapeso al colapso de la red eléctrica.

El transporte marítimo de Puerto Rico está básicamente en manos de un tripolio de navieras integrado por TOTE (antes Sea Star), Crowley y Trailer Bridge y por años, el sector ha sido blanco de ataques debido a que opera bajo el amparo de la ley federal Jones de cabotaje, considerada la marina más costosa.

Hace unos tres años, la cadena de carga marítima sufrió un disloque, en parte, similar al que se produjo ahora con el huracán María. Esto, cuando Horizon Lines dejó el mercado de Puerto Rico, propiciando un atasco en el transporte y despacho de carga marítima que convirtió al puerto de Jacksonville en el estado de la Florida, prácticamente en el único punto de contacto entre Puerto Rico y el continente.

Por años, se ha alegado que la derogación de las leyes de cabotaje abrirá la puerta a que navieras no estadounidenses sirvan el mercado de Puerto Rico.

Tras el paso del huracán María, el gobierno estadounidense suspendió la legislación por 10 días, para que embarcaciones no matriculadas en Estados Unidos trajeran carga a la Isla.

El martes, El Nuevo Día reveló que según la Autoridad de los Puertos, ninguna embarcación con bandera internacional atracó en la isla como producto de esa concesión.


💬Ver 0 comentarios