(semisquare-x3)
(Agencia EFE)

Más de 3,000 dueños de autos Ford Explorer en Estados Unidos han presentado quejas ante el fabricante y los reguladores federales de que sospechan que los gases que emiten se filtran en las cabinas de los vehículos, lo que les expone a efectos nocivos a su salud por inhalación de monóxido de carbono.

Las quejas involucran modelos construidos entre 2010 y 2018, reportó ayer la agencia de noticias Bloomberg, que a su vez informó que la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA, en inglés) comenzó a investigar las reclamaciones de los conductores en 2016 y no ha concluido.

Ford Puerto Rico, a través de su gerente de comunicaciones Vivian Dávila, informó ayer que “se han recibido quejas en Puerto Rico, las cuales han sido atendidas en los centros de servicio, de acuerdo a los boletines de servicio técnico (Technical Service Bulletin) que ha emitido Ford para atender la situación”.

En sus declaraciones escritas, no ofreció detalles acerca de cuántos casos se han reportado en la isla ni desde cuándo.

Michael Levine, gerente de comunicaciones de producto para Ford Norteamérica, aseguró por escrito a este diario que “no hemos encontrado niveles de monóxido de carbono en las Ford Explorer que presenten un riesgo a la seguridad por exceder la exposición normal en la vida diaria”.

Según la NHTSA, no se han obtenido datos sustanciales o evidencia real que apoyen una reclamación de que alguna alegada lesión o colisión haya sido resultado de intoxicación por monóxido de carbono. Exhortamos a todo conductor que tenga alguna preocupación a contactar a su concesionario autorizado Ford”.


💬Ver 0 comentarios