Un crucero de la línea Norwegian Cruise Line sufrió ayer una avería mecánica en uno de sus motores que lo mantuvo varado en el muelle Panamericano del Viejo San Juan.

Una multitud de turistas distribuidos en siete filas asimilaron hoy el fin de sus vacaciones programadas por el Caribe de diez días a bordo del Norwegian Jade, un crucero de la línea Norwegian Cruise Line, que sufrió ayer una avería mecánica en uno de sus motores, en el muelle Panamericano del Viejo San Juan.

Raquel Martínez, una cubana radicada en Miami, lamentó el inconveniente, pues tronchó las vacaciones que planificó durante un año por primera vez con un grupo de nueve personas.  Allí, en el primer nivel del muelle, la mujer le dio la espalda al crucero con capacidad para 2,402 huéspedes y 1,037 tripulantes.

“Anoche, a las 9:00 p.m., nos notificaron que podíamos salir a ver el Viejo San Juan. No hicimos ningún recorrido. Las vacaciones fueron en el barco. Estas vacaciones las estuvimos planificando hace un año”, expresó la mujer mientras esperaba para subirse a un autobús privado con destino al aeropuerto Luis Muñoz Marín.

En la foto Raquel Martinez.

Precisamente, la zona del Viejo San Juan estuvo congestionada el domingo tras la llegada de siete cruceros con 12,000 turistas.

Martínez, quien está casada con un puertorriqueño, indicó que la compañía organizó vuelos chárteres para su tripulación de regreso a Miami. La línea de crucero le estará reembolsando el miércoles a los pasajeros las tarifas de crucero y recibirán un crédito para un viaje futuro.

Mientras el personal encargado de la transportación privada de los turistas al aeropuerto le señalaba el autobús que le correspondía abordar, la tripulante Barbara Sanabri aguardaba en la fila extensa.

En la foto Barbara Sanabria.

“La línea de cruceros se ha portado bastante bien. Esperamos que nos den el crédito que nos dijeron. Vamos a Miami. Todavía no sabemos qué vamos a hacer con los días restantes de nuestras vacaciones”, expresó Sanabria, poco antes de abordar el autobús.

Norwegian Jade estaba programado para salir el sábado por la noche de San Juan y llegar ayer a St. Thomas.

La nave visitaría a San Cristóbal, Barbados, Santa Lucía y San Martín, y regresaría a Miami el 26 de noviembre. El itinerario del crucero era de diez días.

Pero, no todo fue triste. Entre la multitud, la turista Mercedes Ricardo mostraba una pisca de alegría mientras aprovechaba la oportunidad para bromear con la situación. “Estábamos en una cárcel”, bromeó la mujer al tiempo en que lazaba carcajadas.

Para ella, aunque las vacaciones no serán las mismas, el inconveniente representará otra oportunidad para volver a planificar las vacaciones de ensueño por altamar.    

“Mentira, la pasamos de lo más bien. Desafortunadamente, el crucero tuvo un problema, pero nos trataron muy bien. La situación la notificaron por los altoparlantes. Nos dijeron que lo habían cancelado”, dijo.

En el otro extremo de la carretera, y atentos a la situación, un grupo de taxistas se disponían a proveer servicios de transportación al aeropuerto.  

Tal es el caso del taxista Luis Gutiérrez, quien se enteró de que el barco ancló en la isla el domingo, pero no pudo proveer servicios por la gran congestión vehicular que se reportó ese día en el Viejo San Juan.

“Lo que pasa es que el barco se dañó. Pero, hoy no estamos haciendo tanto. La impresión de los turistas no fue muy buena, porque el tráfico que pasó el domingo. Muchos turistas estaban molestos porque eso fue una mala organización. Yo no pude entrar a San Juan. Hoy nos estamos recuperando”, lamentó el hombre.

Ante este inconveniente, la compañía organizó vuelos chárter para su tripulación de regreso a Miami. Pero, de todas formas, se ofreció a pagar $650 a los pasajeros que decidan hacer sus propios arreglos de vuelo. 

El barco será remolcado hoy a las 7:00 p.m. hasta Miami, en donde será reparado, informó a endi.com la Autoridad de los Puertos de Puerto Rico (APPR). Dos remolcadores será utilizados para la hazaña.

“Norwegian Jade, que se embarcó en un crucero por el Caribe de diez días, está experimentando un problema mecánico. Si bien este problema no afecta la seguridad del barco, le impedirá navegar en el itinerario programado. Todos los servicios a bordo del barco están en pleno funcionamiento. Lamentamos los inconvenientes y la decepción que ha causado esta situación inesperada. Su seguridad, así como la de nuestro equipo, es siempre nuestra primera prioridad”, declaró la línea de cruceros a través de declaraciones escritas.

En los predios del muelle había casi una docena de autobuses preparados para transportar a los desafortunados a su destino final.

Precisamente el sábado, el gobernador Ricardo Rosselló Nevares anunció una alianza estratégica entre la APPR y la línea de Norwegian Cruise Line, para adelantar mejoras en el Muelle Panamericano y el Muelle de San Juan.

Estas mejoras buscan garantizar la llegada de dos grandes barcos a la isla: el Norwegian Epic, que podrá llegar a partir de diciembre de 2019 y el Norwegian Dawn, en enero de 2019.


💬Ver 0 comentarios